I’m the Evil Lord of an Intergalactic Empire! | Novela Web | 119 – Epilogo del volumen 7

119 – Epilogo del volumen 7

 

EZ: Capítulo Semanal, disfrútenlo~~


El Reino Aarl sufrió un gran cambio después de la partida de Liam.

 

“Amagi-sama…”

 

La reina Enora llevaba un traje que se parecía mucho al traje de sirvienta de Amagi, y había una estatua de Amagi frente a ella.

 

Las personas que estaban a su lado también llevaban uniformes de sirvienta, independientemente de si eran hombres o mujeres. Todos estaban rezando a la mencionada estatua. (EZ: XD)

 

La razón de su comportamiento era simple.

 

Ni siquiera el todopoderoso Liam pudo  ir en contra de Amagi, así que concluyeron que era un ser trascendental.

 

Por ello, prepararon una estatua de ella y ordenaron que se hiciera su traje.

 

Desde su perspectiva, el traje de sirvienta de Amagi era la ropa de Dios.

 

Por ello, decidieron que los sacerdotes se vistieran con trajes de doncella mientras adoraban a Amagi.

 

Enora ofreció sus fervientes oraciones.

 

“Hemos firmado un tratado de paz con los hombres bestia y hemos acordado no interferir entre nosotros. ¿Fue este el curso de acción correcto?”

 

La razón por la que Amagi dejó suministros para Enora fue por las acciones de Liam.

 

Él había declarado a los hombres bestia como su propiedad privada. Lo que significaba que tenían que mantenerlos, por poco que fuera.

 

Si se hubieran ido sin hacer nada, seguramente habría estallado una guerra por recursos como la comida.

 

Para evitarlo, Amagi dejó algunos recursos para los habitantes.

 

Enora consideró su gesto como una bendición.

 

“Diosa Amagi, gracias por salvarnos.”

 

Hombres y mujeres de todas las edades rezaron a la estatua de Amagi mientras vestían uniformes de sirvientas.

 

 

Glauss, el jefe de la tribu de los lobos convertidos en perros, había construido una estatua de madera de Liam en el centro de su aldea.

 

“¡Mi hija se ha casado con Lord Liam! Nuestra tribu de perros es ahora parte de la familia de Dios.”

 

Aprovechando que chino se había convertido en la mascota de Liam, intentaba aumentar la presencia y la autoridad de su tribu entre los hombres bestia.

 

Para ello, había erigido una estatua de madera de lo que debía ser Liam y la decoró.

 

Por desgracia, sus compañeros de tribu no compartían su entusiasmo.

 

“¿Perros? Eso es ir demasiado lejos.”

 

“Somos lobos, ¿sabes?”

 

“¿Ese bastardo de Glauss no tiene orgullo?”

 

Desde la perspectiva de las otras tribus de hombres bestia, la tribu de los perros había logrado casar a una de sus hijas con Liam. Así, elevando su estatus a algo que no puede ser ignorado.

 

Sin embargo, la respuesta dentro de la tribu no fue tan buena.

 

Glauss reprendió furiosamente a los miembros de su tribu, como si estuviera dispuesto a darles una patada en el trasero y mandarlos a volar.

 

“Ninguno de ustedes fue capaz de hacer nada en esa situación tampoco. Así que, ¡no quiero oír ninguna queja! Si no hubiéramos renunciado a nuestro orgullo, habríamos sido aniquilados. ¿Estarían de acuerdo con eso?”

 

Habrían entregado con gusto sus vidas si pudieran morir luchando como guerreros, pero ir contra Liam no podía considerarse ‘luchar.’

 

Liam los pisotearía unilateralmente.

 

Ninguno de sus guerreros podría desafiarlo.

 

Liam ya era considerado un Dios de la Guerra entre los miembros de la tribu de los perros.

 

El hijo de Glauss levantó la mano para hablar.

 

“Padre, ¿volverá Chino alguna vez?”

 

“Esa niño se ha convertido en la piedra angular del ascenso de nuestra tribu. Mira…”

 

(Nota de t/l: En primer lugar, dijeron algo sobre el universo y otras cosas, pero no entendí nada.

 

Nota del editor: No pasa nada, Glauss tampoco lo entendió).

 

Glauss se inventó alguna explicación razonable para sus miembros de la tribu, pero en realidad, no tenía ni idea de lo que estaba hablando.

 

Naciones intergalácticas, universos y planetas… no tenía los conocimientos necesarios para entender lo que significaban estos términos, y tampoco tenía idea de cómo se estaba tratando a Chino.

 

(Ella debería estar a salvo y saludable. Dicho esto… podría estar pasando por momentos difíciles. Chino… es gracias a ti que todos estamos vivos. Me aseguraré de que tu historia siga viva).

 

Como jefe, no se arrepentía de haber ofrecido a su hija para apaciguar a Liam. Pero como padre, lo sentía por ella.

 

“Adoremos también a Chino. Gracias a ella estamos todos aquí.”

 

Se añadió otra estatua de madera a la aldea, una estatua que debía parecerse a chino.

 

 

En el interior de la mansión de la familia Banfield, las sirvientas recién asignadas estaban de pie ante Serena, la jefa de las sirvientas.

 

“¡Soy Christina!”

 

“¡Yo soy Marie!”

 

Las chicas llevaban sus uniformes de sirvientas y trataban de adoptar una pose linda; las sonrisas de sus rostros parecían terriblemente antinaturales.

 

Sabían que aquello no encajaba en absoluto con su imagen. Pero recibieron órdenes de Liam, y las órdenes de este eran absolutas.

 

Por lo tanto, las chicas trataban esto como una cuestión de vida o muerte, que era también la razón por la que estaban desesperadamente haciendo poses lindas con sus uniformes de sirvientas.

 

Serena suspiró.

 

“Sus sonrisas son demasiado torpes. Inténtelo de nuevo.”

 

Al oír la instrucción de Serena de volver a empezar, Tia y Marie protestaron furiosamente.

 

“¡Está claro que la culpa no es mía! ¡Es la mujer fósil de ahí la que no sabe hacer las cosas bien!”

 

“¿Qué acabas de decir? ¿Eh? ¡Carne picada! ¡Tú terrible pose es lo que nos está arrastrando ahora mismo!”

 

Serena las miró con frialdad mientras se maldecían una a la otra.

 

“Lord Liam le encargó a esta anciana una tarea problemática. ¿Por qué no pueden aprender las dos de la recién llegada de ahí?”

 

Ya no se molestó en hablar formalmente y dirigió la mirada del par de mujeres que discutían hacia la tercera sirvienta recién nombrada.

 

Chino, que tenía orejas de perro triangulares y una cola esponjosa, también estaba vestida con el uniforme de sirvienta.

 

“¡Soy Chino, un orgulloso miembro de la tribu de los lobos! Me dijeron que me convirtiera en sirvienta, ¡y así lo haré! Ahora, ¿quién es mi enemigo?”

 

Estaba más claro que el agua que no tenía ni idea de lo que suponía ser una sirvienta.

 

Serena se sintió mareada sólo de pensarlo, pero estaba bien dejar a chino sola, ya que Liam lo había permitido.

 

Tia miró a chino y resopló.

 

“Serena-dono, ¿quieres que aprendamos de esta pequeña cachorra? Puede que no lo parezca, pero soy de primera categoría incluso como sirvienta. No tengo nada que aprender de esta bestia”

 

Al ver lo triunfante que se comportaba Tia, Serena señaló los hechos.

 

“Ni siquiera vale la pena compararlas en primer lugar.”

 

Marie se alegró de oír eso y señaló con el dedo a Tia mientras se reía.

 

“¿Has oído eso, mujer picada? Vales incluso menos que una bestia primitiva como ella.”

 

Al escuchar a Marie hablar mal de los demás, Serena abrió la boca una vez más.

 

“Deberían hacer algo con su forma de hablar. Sin esa fachada suya con la que normalmente corretean, la gente pensaría que es ustedes son las que valen menos que una bestia.”

 

“¿Qué dices?”

 

Marie se estremeció ante sus palabras.

 

Tia, mientras tanto, acercó su cara a la de chino.

 

“Me niego a creer que soy peor que este chucho. Soy más culta que ella, sé más de etiqueta y también soy más fuerte. Soy mejor que ella en todos los aspectos.”

 

Intimidado por las palabras de Tia, chino empezó a temblar, y su cola se enroscó también.

 

Sus orejas de perro se inclinaron hacia abajo.

 

“¡S-, soy la orgullosa hija del héroe de la tribu de los lobos!”

 

Su voz se quebró por el miedo.

 

Marie también acercó su rostro al de chino.

 

“Como si Lord Liam fuera a favorecer a una bestia como ella.”

 

El cuerpo de chino tembló de miedo, y las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos.

 

Después de evaluar la situación, Serena tocó un tema importante.

 

“Al menos ella es mejor persona que ustedes dos.”

 

“¿Haaaah? Soy un caballero de primera clase que también es considerada como la espada de Lord Liam. ¿Estás diciendo que voy a perder contra una mujer bestia como ella?

 

Las chicas seguían llamando a Chino ‘mujer bestia’ porque pensaban que Liam estaba interesado en ella debido a sus orejas y cola de animal.

 

Para ser francos, sólo estaban celosas.

 

En circunstancias normales, no discriminarían a los demás.

 

Pero cuando Liam estaba involucrado, tenían la tendencia a perder el control de sí mismas.

 

A Serena se le ocurrió un escenario ‘hipotético.’

 

“Ya veo… entonces déjenme hacerles una pregunta a los dos. Digamos que hay una mujer a la que le gusta cierto hombre. La cosa es que su estatus social es muy diferente. Tanto que para la mujer, el hombre es tan inalcanzable como las estrellas. La mujer quiere sentirse unida al hombre, así que se queda embarazada de su hijo sin pedirle permiso. ¿Qué opinan de esta situación?”

 

Estaba claro para cualquiera que estuviera mirando que se refería a que Tia y Marie querían dar a luz al hijo de Liam.

 

Las chicas parecían absolutamente asqueadas por la historia.

 

“Eso es un poco espeluznante, ¿sabes? Deberían enviar a esa mujer al hospital.”

 

“Estoy de acuerdo, y no a cualquier hospital. Deberían enviarla a un hospital psiquiátrico o a un manicomio. Tener un hijo sin la aprobación del hombre… como ser humano, es demasiado.”

 

(¿De verdad no son conscientes de que estoy hablando de ellas? Son excelentes en muchos aspectos, pero son un dolor de cabeza cada vez que se trata de Lord Liam).

 

Serena enderezó la espalda y procedió a golpear a las chicas con los crueles hechos.

 

“Esa es exactamente la impresión que Lord Liam tiene de ustedes dos en este momento.”

 

Tia y Marie se miraron a los ojos y se rieron.

 

“Serena-dono, no pensé que fueras tan buena para bromear.”

 

“Sí.”

 

¿Por qué iban a pensar que eran diferentes de la mujer de la historia?

 

Serena no tuvo que esperar mucho para escuchar la respuesta.

 

La luz en los ojos de las chicas se desvaneció.

 

Con una sonrisa en el rostro, Tia extendió los brazos y dijo: “La frase ‘inalcanzable como las estrellas’ no le hace justicia. Para mí, Lord Liam es literalmente Dios encarnado. Dar a luz a su hijo es como cumplir las órdenes de Dios.”

 

Marie rezó con las manos fuertemente unidas.

 

“No me compares con esa loca de ahí. Aunque sea un tabú, estoy dispuesta a romperlo si eso significa que puedo dar a luz al hijo de Lord Liam. Ese es el alcance de mi lealtad.”

 

Serena miró al cielo.

 

“Diciéndome que me ocupe de estas dos… Lord Liam me dio una orden muy dura.”

 

Chino estaba sorprendido por el comportamiento de las dos.

 

“No sé realmente de qué se trata, pero creo que es importante que ambas partes se pongan de acuerdo para este tipo de cosas…”

 

Chino dio una opinión válida, a lo que Serena murmuró; “Yo estaría mucho mejor educando a esta niña que a esas dos.”

 

Liam entró en la escena donde todo esto estaba ocurriendo.

 

“¡Chino! Nunca has comido panqueques, ¿verdad? He encargado a un pâtissier que los haga, así que vamos a comerlos juntos.”

 

Liam llegó sonando muy jubiloso.

 

La cola de chino también se balanceaba de un lado a otro con deleite.

 

“¿Panqueques? Eso suena realmente delicioso… Nonono… ¡No pienses ni por un momento que Chino caerá en ese tipo de cosas!”

 

Ella había vacilado en el medio, y era bastante obvio que quería probarlos.

 

Liam iba a llevarla a pesar de lo que ella dijera.

 

“Serena, te pediré prestada a Chino un momento.”

 

“Claro, pero ¿qué pasa con estas dos?”

 

Serena señaló hacia Tia y Marie, que miraban a chino con ojos fríos.

 

Se podían ver llamas de los celos ardiendo violentamente detrás de ellas.

 

Chino estaba tan asustado que se escondió detrás de Liam.

 

“¡Hiii!”

 

La mirada de Liam estaba absolutamente consternada por Tia y Marie.

 

“Las cortaré a las dos si le ponen las manos encima a mi Chino. Asegúrense de aprender lo que significa ser más femeninas de Serena… vamos, Chino.”

 

“¡U-, umu! Te seguiré por ahora.”

 

Liam se fue con chino detrás.

 

Chino decidió seguirle para poder escapar de las dos chicas.

 

Aterrada por Tia y Marie, incluso se aferró a la mano de Liam.

 

Tia y Marie vieron esto y cayeron de rodillas.

 

“¡Liam-samaaaaa!”

 

“¿¡Por qué favoreces a una chica como ellaaaaaa!?”

 

Serena observó cómo lloraban y le empezó a doler la cabeza.

 

“Es la primera vez que trato con chicas tan problemáticas. Ustedes dos serán sometidas a una rigurosa educación a partir de ahora, así que asegúrense de estar preparadas.”

 

(De todos modos, son más resistentes que un caballero normal. Debería estar bien ser un poco estricta con ellas).

 

Así fue como Tia y Marie terminaron recibiendo el entrenamiento draconiano de Serena.

 

 

Rosetta, Eulisia y Ciel estaban reunidas dentro de una habitación y discutían qué hacer con los guardias personales de Rosetta.

 

Eulisia se sorprendió un poco cuando escuchó por primera vez la decisión de Rosetta, pero pronto asintió.

 

“¿Quiere ayudar a los necesitados? Quiero decir… claro, no es mala idea… pero costará más tiempo y dinero que antes.”

 

“No me importa el gasto extra. Por fin he recordado lo que siempre quise hacer.”

 

Después de que Liam le dijera que tomara su propia decisión, Rosetta había recordado su pasado.

 

“Solía luchar mucho como miembro de una casa ducal que no tenía nada a su nombre aparte de su título. Tuve la suerte de ser salvada por Darling, pero hay otras personas que necesitan ser salvadas. Quiero darle una mano a esas personas”.

 

Rosetta se decidió a reunir a los necesitados de ayuda para que le sirvieran de guardianes personales.

 

Más concretamente, pensaba reunir a personas que sufrieran pobreza, deudas y otros problemas de esa naturaleza.

 

Después de escuchar su plan, Eulisia planteó un punto muy realista.

 

“Hay muchos casos en los que las personas pierden dinero y se endeudan por su propia insensatez. ¿Piensas salvar a todos?”

 

Rosetta meneó la cabeza.

 

“No creo que Darling apruebe eso. Elegiré a los que tienen problemas por culpa de sus padres o antepasados, así como a los que están en una situación desesperada.”

 

“Entonces debería estar bien, pero costará más de lo que había previsto en un principio. Si quieres que sus guardias sean lo mejor de lo mejor, sólo podremos tener unas 300 naves teniendo en cuenta todo el tiempo y el dinero que tendríamos que invertir.”

 

“Me parece bien. Tampoco tienen que ser de élite. Me parece bien que tengan habilidades mediocres. Sólo quiero darles una oportunidad y salvar a las personas que necesitan ayuda.”

 

Eulisia hizo unos cálculos aproximados para ver cuánto costaría una flota que cumpliera todos los requisitos de Rosetta.

 

“¿Qué te parece 3000 naves?”

 

“Me parece bien, gracias.”

 

Ciel estaba escuchando la conversación. Aunque no era lo que originalmente tenía en mente, decidió dejarlo pasar.

 

(Lady Rosetta es amable y gentil después de todo. Estoy segura de que establecerá una maravillosa flota para que le sirva de guardia personal).

 

Esperaba que algún día se hiciera lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a Liam.

 

Rosetta se sentía realmente motivada.

 

“Ya que está decidido, ¡es hora de poner en marcha nuestro plan! No podremos reunir a tantas personas sólo en el territorio de Darling. Vamos a explorar otros territorios gobernados por el Imperio y sus aristócratas.”

 

La respuesta de Eulisia no fue la más entusiasta, ya que se trataba de una gran molestia, pero aun así se alegró de tener algo que hacer.

 

“¡Está bien! Lo haré, pero esto se ha convertido en una tarea bastante desalentadora”.

 

Con eso, se dispusieron a establecer las guardias personales de Rosetta.

 

 

“¿Son todos tontos?”

 

Miro el monitor que tengo delante con Amagi, mientras aprietan los dientes con frustración.

 

Amagi había sacado los resultados de la encuesta.

 

“La mayoría de las personas están a favor de la subida de impuestos ya que serán los que se beneficien con un mejor bienestar social.”

 

“Los funcionarios han trabajado demasiado.”

 

Desde tiempos antiguos, los funcionarios son conocidos por hacer cosas innecesarias cuando se les entrega algo.

 

Son el tipo de personas que se corrompen cuando se les deja solos.

 

‘Por eso los dejé a su aire, esperando que hicieran algo turbio. Estaba bastante seguro de que ya lo habían hecho.’

 

Quiero decir, ¡sin duda lo haría si estuviera en su lugar!

 

Todo iba bien hasta ahora, y habíamos “prometido” al pueblo mejorar el bienestar social a cambio de la subida de impuestos.

 

El problema es que los funcionarios idearon un plan tan intrincado para ocultar sus malas intenciones que los habitantes del territorio realmente creen que cumpliremos la promesa.

 

Debe ser por eso que hay tan poca oposición.

 

“¡Mi plan perfecto se está desviando!”

 

“Maestro, ¿alguna vez has tenido un plan perfecto?”

 

“¡Amagi, contacta con los funcionarios inmediatamente!”

 

“Los mostraré en el monitor.”

 

Un funcionario, que está sudando mucho, se proyecta en el monitor que he estado usando para ver las noticias.

 

“¿Qué ocurre, Lord Liam?”

 

“¡Es sobre el plan de bienestar social! ¿No puede hacer las cosas más sencillas de entender?”

 

Si no dejo lo suficientemente claro que sólo estoy tratando de explotarlos, y exprimir su dinero, los ciudadanos no entenderán lo que está pasando.

 

No me interesa ver a esos idiotas ciudadanos míos siendo sometidos a impuestos sin saber lo que está pasando. Quiero verlos sufrir.

 

¡Esto es una venganza por la demostración de niños!

 

“¿Hacer las cosas más sencillas de entender? No… Esto es lo más lejos que podemos…”

 

“Estamos hablando de ustedes. ¡Pueden hacerlo!”

 

Durante mucho tiempo, los funcionarios han sido famosos por su habilidad para hacer cosas turbias inventando vacíos legales.

 

Es imposible que no puedan hacer algo tan simple como esto.

 

“¡Volveremos a revisar el plan!”

 

“Bien. Asegúrense de hacerlo bien esta vez. Espero mucho de ustedes, ¿de acuerdo?”

 

Aplico el toque final ejerciendo presión sobre ellos.

 

Hago eso de que un jefe les diga a sus empleados “tengo muchas esperanzas puestas en ustedes”.

 

Más que un estímulo, sirve para presionarlos.

 

Con esto, estoy seguro de que los funcionarios se pondrán manos a la obra y harán que el sistema de bienestar social sea prácticamente inútil, provocando así a los residentes de mi territorio.

 

“Se arrepentirán de haberme hecho enfadar.”

 

Amagi me dirige una mirada exasperada cuando vuelvo a sacar el tema de la demostración de hacer niños.

 

“¿Todavía no se has rendido?”

 

“Por supuesto que no. Haré sufrir a esos pecadores ciudadanos míos por ofenderme.”

 

Se acerca el día de mi regreso a la Capital.

 

Tengo muchas ganas de ver los rostros de mis ciudadanos distorsionados por el dolor.

 

 

Unos meses después…

 

La oficina gubernamental anunció que se habían reevaluado los planes del programa de bienestar social, lo que despertó el entusiasmo de los ciudadanos del territorio.

 

“Es más fácil de entender que antes.”

 

“He oído que Lord Liam ordenó a la oficina que hiciera las cosas más fáciles de entender.”

 

“Al parecer, los funcionarios estaban muy motivados debido a las palabras de aliento de Lord Liam.”

 

Estaban contentos como estaban las cosas, pero ahora era mucho más accesible y más fácil de entender.

 

Los ciudadanos acogieron con satisfacción este cambio.

 

“Lord Liam realmente no se anda con rodeos, ¿verdad? Podría haber dejado las cosas como están.”

 

“Es tan íntegro.”

 

“Se dirige a la Capital, ¿verdad?”

 

“Su entrenamiento aristocrático debe terminar pronto. Debería volver en unos años.”

 

“Espero que vuelva antes.”

 

“¿Las cosas comenzarán a calmarse después de que termine su entrenamiento?”

 

Las cosas estaban yendo en la dirección opuesta a la que Liam había esperado, y sus ciudadanos se sentían más agradecidos que nunca.

 

 

-En el planeta Capital-

 

En el piso más alto del hotel de lujo, caigo de rodillas tras escuchar el informe.

 

Parece que mi reputación en el territorio aumenta gracias a mi orden de hacer revisar las nuevas políticas.

 

El rostro de Amagi permanece inexpresivo, pero puedo notar que se siente un poco feliz mientras lee el informe.

 

“Todos están alabando a Lord Liam por hacer las cosas más fáciles de entender. Todos los ciudadanos le dan las gracias.”

 

“¡¡¡PERO ESTOY TRATANDO DE HACERLOS SUFRIR!!!” (EZ: Jajajaja XD)

 

Son tan tontos que da un poco de miedo.

 

Me levanto lentamente y le paso una orden a Amagi.

 

“Amagi, debemos hacer algunas reformas en la educación del territorio. El nivel educativo es demasiado bajo en este momento.”

 

“¿La educación del territorio? Ya está en un nivel decente, ¿no?”

 

“¡Ni siquiera se dan cuenta de que estoy tratando de hacerles sufrir! ¿Por qué demonios se sienten agradecidos? ¿No debería ser lo contrario?”

 

En mi mundo anterior, la reputación del partido gobernante ya habría caído en picado.

 

¿Y aun así mis ciudadanos se sienten agradecidos?

 

Deben ser retrasados, o algo así.

 

Su estupidez es casi temible.

 

Empiezo a preocuparme de que el nivel de educación en mi territorio sea demasiado bajo.

 

“A partir de ahora, los ciudadanos recibirán 9 años de educación obligatoria.”

 

“Que sean 12, y deberíamos revisar el contenido de lo que aprenden. Que reciban una mejor educación.”

 

Da miedo que no se hayan dado cuenta de que los están haciendo sufrir.

 

Habría estado bien si intentara ser discreto al respecto, pero la cuestión aquí es que estoy intentando activamente hacerles sufrir.

 

Ser un Lord malvado es más difícil de lo que pensaba…

 

——————————————————————————

 

Brian (*’ω`): “Este Brian por fin tiene una ilustración… qué feliz ocasión.”

 

Brian (`・ω・’): “Es hora de volver a despedirse con todos por un tiempo.” (EZ: El autor acostumbra a no sacar nada por unos meses entre los arcos pero ya hay mucho mas material tras esto así que no hay problemas)

 

 

 

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyar el blog (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias para quienes lo hagan por adelantado]


Anterior – IndiceSiguiente

13 comentarios en “I’m the Evil Lord of an Intergalactic Empire! | Novela Web | 119 – Epilogo del volumen 7

  1. Ya se acabó el volumen? Lo sentí muy corto, pero estuvo bueno
    Creí que los que más me irritaban de esta historia eran las kohais de Liam, pero me di cuenta de que era Ciel
    Gravias por el cap 💙💙
    Psdt : Amo a Kalus 💙

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s