I’m the Evil Lord of an Intergalactic Empire! | Novela Web | 118 – Piedra de toque

118 – Piedra de toque

 

EZ: Capítulo Semanal de Nuestro querido Lord Malvado, disfrútenlo~~


Liam decidió aumentar el impuesto sin otra razón que la de ver sufrir a sus ciudadanos.

 

Había dicho algo sobre la mejora del bienestar social y otras cosas, pero eso no era más que una promesa vacía.

 

Con un objetivo tan vago, había mucho espacio para que los funcionarios del gobierno hicieran lo que quisieran con el dinero de los impuestos aumentados.

 

Sin embargo, la Familia Banfield acababa de experimentar una purga masiva, y los funcionarios que trabajaban en la oficina del gobierno estaban preocupados por el propósito de Liam de aumentar los impuestos.

 

En cuanto a la razón de esto…

 

“¡Definitivamente está tratando de ponernos a prueba!”

 

“¡Debe estar poniéndonos a prueba haciendo que presentemos el plan para mejorar el bienestar social!”

 

“Si no se nos ocurre algo bueno, también seremos carne muerta.”

 

Los funcionarios que traicionaron a Liam habían sido ejecutados.

 

No sólo eso, todos los funcionarios que cometieron crímenes, grandes o pequeños, fueron juzgados.

 

Incluso los espías ignorados enviados por otros territorios, por el Príncipe Heredero Calvin y por otros países, fueron procesados.

 

Fue entonces cuando Liam decidió el aumento de los impuestos y dejó los detalles a los funcionarios.

 

Al encomendárseles repentinamente la tarea de idear mejoras en el sistema de bienestar social, los funcionarios no pudieron evitar tener sus dudas.

 

“Si no presentamos un sistema que satisfaga a Lord Liam, nos matarán a todos.”

 

Un anciano funcionario les contó a los jóvenes funcionarios cierta historia mientras se veía extremadamente pálido.

 

“Esta es una historia de hace 90 años. Lord Liam sólo tenía diez años en esa época, pero acabó con todos los funcionarios corruptos del territorio.”

 

Esto era algo de lo que los jóvenes funcionarios habían oído hablar antes, pero no muchos lo experimentaron ellos mismos.

 

“Lord Liam es mucho más generoso y benévolo que otros Lores, pero no duda en tomar decisiones feroces cuando surge la necesidad. Una vez que se decide, él mismo blande la espada. Casi lo había olvidado después de 90 años.”

 

Habían pasado 90 años en paz.

 

Los funcionarios se habían vuelto flojos, y algunos incluso se volvieron codiciosos.

 

Sin embargo, las palabras del funcionario anciano dejaron sin aliento a los demás a su alrededor.

 

“Creo que yo también he oído esa historia antes.”

 

“Cuando era niño, hubo una época en la que muchos funcionarios fueron erradicados.”

 

“Las cosas eran mucho peores antes… así que puede que lo haya hecho por necesidad, ¿no?”

 

No pensaron que les pasaría lo mismo.

 

El funcionario anciano siguió hablando mientras miraba al suelo.

 

“Si proponemos un plan que carece de esencia, seremos nosotros los que seremos purgados esta vez. Una vez más, Lord Liam es alguien que cumple con sus palabras. Si alguien hace algo raro, todos aquí tendrán que pagar con sus vidas. Después de todo, el territorio puede ser gobernado utilizando solo inteligencias artificiales.”

 

Esto era algo de lo que los funcionarios se habían dado cuenta en algún momento de su carrera.

 

Si Liam realmente quisiera, podría deshacerse de ellos y hacer que las IAs se hicieran cargo.

 

Eran fácilmente reemplazables.

 

Al llegar a esta conclusión, los funcionarios decidieron hacer su trabajo con seriedad.

 

 

-En un hogar normal en el territorio de la Familia Banfield-

 

Una familia de siete miembros, compuesta por tres niños, los padres y abuelos, hablaba del aumento de los impuestos sentados alrededor de una mesa.

 

“Mejoras en el bienestar social… si Lord Liam lo dice entonces debe ser verdad.”

 

Cuando el padre lo dijo, el abuelo asintió mientras tomaba un sorbo de té.

 

“Tienes razón. Lord Liam es un hombre sabio.”

 

Los niños, que nunca habían conocido al anterior Lord, desconfiaban de la confianza absoluta de sus padres y abuelos en su Lord.

 

La hija mayor puso en duda la opinión de los cuatro.

 

“Pero nunca sabemos lo que va a pasar realmente, ¿verdad?”

 

“Ya veo. Así que no son conscientes. A pesar de haberlo aprendido en clase, les debe parecer surrealista.”

 

Liam había establecido una regla que decía que los que vivían dentro del territorio de la Familia Banfield debían someterse a nueve años de educación obligatoria.

 

Un período de nueve años no era ni largo ni corto, pero con la ayuda de las cápsulas educativas todos los habitantes del territorio tenían la educación suficiente para ser un graduado universitario.

 

Esto facilitaba que los niños siguieran estudiando después de terminar los estudios obligatorios.

 

Esto era lo que sus padres y abuelos creían que era el origen de las dudas de los niños.

 

Los niños no tenían ni siquiera cincuenta años, por lo que no se les consideraba adultos según los estándares de este mundo(universo).

 

De hecho, parecían tener unos diez años, más o menos.

 

No es de extrañar que fueran ajenos al período conocido como la edad oscura de la Familia Banfield.

 

“Hasta que Lord Liam se hizo cargo, como Lord, el territorio estaba en una condición terrible. Los impuestos seguían subiendo sin razón aparente, era difícil encontrar trabajo y la gente se veía obligada a participar en guerras.”

 

La expresión del abuelo era grave al recordar cómo era en el pasado.

 

Sin embargo, esto no era suficiente para disipar las sospechas de los niños.

 

“¿Qué sentido tiene eso? ¿No les conviene a los aristócratas desarrollar sus territorios?”

 

Parecía lo más natural, pero su padre les explicó a los ingenuos niños que no sabían mucho del universo.

 

“Cuando crezcan, podrán ver cómo les va a los otros territorios. Me pregunto si podrán decir lo mismo después de ver cómo los dirigen. Aprenderán que hay muy pocos aristócratas que piensan así.”

 

La abuela instó a su familia a reanudar la comida tras ver las miradas confusas de sus nietos.

 

“Coman antes de que la comida se enfríe. Estamos hablando de Lord Liam. Nada puede salir mal.”

 

Los niños pensaron que la cantidad de confianza que sus padres y abuelos tenían en Liam estaba llegando a un nivel peligroso.

 

 

Los militares de la Familia Banfield también estaban alborotados.

 

A diferencia de los soldados que siguieron a Liam desde los primeros días, se descubrió que muchos de los que se unieron más tarde habían realizado algunas acciones intolerables.

 

La más imperdonable de todas fue…

 

“¿Alguien tiene conexiones con los piratas?”

 

Alguien se relacionaba en secreto con los piratas espaciales…

 

Más específicamente, un coronel que se había graduado en la academia militar de la familia Banfield fue descubierto recibiendo sobornos de los piratas a cambio de dejarlos ir.

 

Recibía oro y otros bienes preciosos de los piratas y los distribuía entre sus amigos.

 

Últimamente, Liam no se había ocupado personalmente de los piratas espaciales, por lo que los soldados estaban empezando a pasarse de la raya.

 

Es más, los soldados se estaban volviendo arrogantes, ya que los piratas espaciales estaban aterrorizados por el nombre de la Familia Banfield.

 

Los altos mandos del ejército se estremecieron cuando fueron notificados de estas acusaciones.

 

“¿P-, por qué harían algo tan estúpido?”.

 

“Si la noticia llega a Lord Liam, seguro que enloquecerá.”

 

“P-, pero si no informamos de esto, nuestras cabezas rodarán literalmente.”

 

Los generales estaban aterrorizados hasta ese punto porque Liam nunca era indulgente con los asuntos que involucraban a los piratas.

 

Estos generales, que habían estado en el ejército desde el principio, sabían lo feroz que podía ser Liam en el campo de batalla.

 

Sabían que el infierno se desataría si Liam se enteraba de que sus subordinados dejaron ir a los piratas.

 

Para empeorar las cosas, según su investigación, un buen número de oficiales de campo también estaban involucrados en esto.

 

“Envíe a todos los involucrados con los piratas al pelotón de fusilamiento y hágalos ejecutar.”

 

“¿Y los interrogatorios?”

 

“¡Está bien aunque se use un poco de fuerza, pero háganlo a fondo!”

 

Habían pasado más de 90 años desde la última vez que Liam limpió el territorio.

 

Los militares creyeron que era necesario ser más estrictos con ellos mismos y decidieron aprovechar esta oportunidad para investigar a fondo a sus integrantes.

 

 

“No había tantos idiotas como pensaba.”

 

Dentro de mi oficina, estoy leyendo los informes que he recibido de varios departamentos. Sinceramente, estoy bastante harto.

 

“Malversaciones, sobornos e interacciones secretas con piratas… Bueno, supongo que eso lo resume todo.”

 

Para empezar, no es que tuviera ninguna confianza en los humanos.

 

De hecho, diría que no fue tan malo como pensé que sería.

 

A las 3, Amagi entra con mi refrigerio, así que me tomo un descanso y charlo con ella.

 

“Creo que el estado de la familia Banfield es mucho mejor en comparación con otros lugares.”

 

“Eso es bueno. Apreciaré a los que actúan fielmente como mis brazos y piernas.”

 

“¿No puede mostrar esa amabilidad suya a sus ciudadanos también?”

 

“Se atrevieron a avergonzarme. Les haré pagar por lo que hicieron.”

 

Nunca podré olvidar las miradas de burla que recibí en la corte de investigación por esa tontería de la demostración de niños.

 

Eulisia también tuvo su parte de… vergüenza… ¿eh?

 

“Amagi, ¿qué está haciendo Eulisia ahora mismo?”

 

“¿Lady Eulisia? Por favor, espere un momento.”

 

Según Amagi, Eulisia está en algún lugar de la mansión.

 

 

“¡Lord Liam, es usted tan cruel!”

 

“¡Cruel mis pies! Te ordené que suprimieras la demostración, ¡no que participaras en ella!”

 

Aunque participó en la demostración de hacer niños, no me traicionó por Isaac durante esta farsa.

 

Ella estaba aparentemente demasiado asustada para salir.

 

“Son todos tan crueles. Se olvidaron de mí a pesar de ser una candidata a concubina. Me encerré en mi habitación pensando que me matarían si salía.”

 

“No puedo culparlos. Yo misma casi me olvido de ti.”

 

“¡Lord Liam es un demonio!”

 

Debería castigar a esta chica también, pero es una especie de puente entre el Ejército Imperial y yo, así que no puedo ejecutarla.

 

Por eso se me ocurrió un castigo adecuado para Eulisia.

 

Me refiero al caso de la preparación de los guardias personales de Rosetta.

 

Como Rosetta no tiene experiencia militar, necesitaría un teniente que la ayudara.

 

Aunque es una mujer decepcionante, Eulisia es bastante capaz y tiene conexiones tanto con los militares como con las fábricas de armas.

 

Si pudiera demostrar su valía con más regularidad… De todos modos, parece estar libre ahora, así que la asignaré a Rosetta.

 

“Ya que estás libre ahora, ayuda a Rosetta a establecer su guardia personal.”

 

“¿Eh?”

 

“¿No eres buena en este tipo de cosas?”

 

“Quiero decir… lo soy… pero ¿no se supone que soy la candidata a concubina de Lord Liam? Es un poco incómodo ayudar a Lady Rosetta, que es su prometida, ¿sabe?”

 

“Me alivia escuchar que al menos eres lo suficientemente inteligente como para darte cuenta de eso. Debería servir bien como castigo.”

 

“¡Eso es muy cruel! ¡No quiero este tipo de castigo!”

 

“¡Hazlo bien bajo Rosetta! Te daré los fondos, así que ve a reunir a sus guardias personales.”

 

Voy a proporcionar los fondos con mi propio dinero de bolsillo, pero ¿cuánto debo darle?

 

Por el momento, ¿será suficiente con unas docenas de acorazados?

 

Pienso que debería bastar por ahora. Le envío el dinero a Eulisia, que me mira sorprendida.

 

“¿Eh? ¿Tanto?”

 

“Debería ser suficiente, ¿no?”

 

“Lo es, pero ¿en qué cantidad está pensando?”

 

“Lo suficiente para agotar el presupuesto. No voy a especificar una cifra. El resto te lo dejo a ti.”

 

 

Después de que Liam se marchara, Eulisia se quedó enrollándose las manos en la cabeza.

 

“Agotar el presupuesto, dice. ¡No tiene ni idea de lo grande que sería la flota si lo gasto todo?”

 

Acababa de recibir una cantidad ridícula de dinero, suficiente para comprar una flota entera de naves.

 

“¿No hay demasiados ceros?”

 

Sería difícil, incluso para Eulisia, preparar una flota de tal tamaño con tan poco tiempo de antelación.

 

No era una anomalía como Tia, que podía preparar decenas de miles de naves después de que Liam se lo dijera.

 

No era porque fuera incompetente. En todo caso, Eulisia era mucho más competente que el soldado medio.

 

“De todos modos, debería consultar primero a Lady Rosetta antes de tomar una decisión. Además, tendría que pensar en dónde podemos pedir las naves y las armas. ¿Serviría la Tercera Fábrica de Armas? Pero como vamos a pedir tantas cosas a la vez, seguro que se quejarían si no les damos tiempo para realizar las pruebas.”

 

El presupuesto que Liam había reservado era tan grande que Eulisia no sabía qué hacer con él.

 

“Cuando se piensa en las guardias personales, ¿no suelen estar formadas por sólo un centenar de naves o algo así? ¿Por qué iba a hacer que la flota de Lady Rosetta fuera tan grande como la suya? ¿No tendría Lady Rosetta demasiado poder militar entonces… un momento, es eso lo que está tratando de hacer?”

 

¿Intentaba que su mujer tuviera mucho poder?

 

Eulisia comenzó a adivinar las intenciones de Liam para hacer esto.

 

“Esperen… ¿podría haber introducido los tres ceros de más sin darse cuenta? No, eso no puede ser… Hmm… Lord Liam no es el tipo de persona que haría ese tipo de cosas.”

 

Si ella se adelantara y formara una flota de 10.000 naces, Liam probablemente se pondría furioso con ella.

 

Por otro lado, la reprendería si no utilizara suficiente presupuesto.

 

La malversación tampoco era una opción, ya que sería borrada por hacerlo.

 

“Piensa… ¡Piensa, Eulisia! Si no se me ocurre algo bueno, ¡seré realmente olvidada después de esto! Una idea que pueda evitar que eso ocurra… ¡ahí está eso!”

 

Es poco probable que los guardias personales de Rosetta luchen en el campo de batalla.

 

Con eso en mente, Eulisia pensaba pedir naves de calidad ligeramente inferior y centrarse sólo en su aspecto exterior.

 

Sin embargo, eso daría como resultado una flota compuesta por más de 10.000 naves.

 

En ese caso, lo único que tenía que hacer era asegurarse de que el interior de las naves estuviera igual de bien hecho.

 

“Con una alineación de élite, sólo tendríamos alrededor de 1.000 naves en nuestras manos. Sigue siendo algo más de lo que cabría esperar. No es que vayan a ser enviadas al frente, así que debería estar bien enfatizar tanto su diseño exterior como el interior.”

 

Dado que serían para la guardia personal de Rosetta, sólo tenían que protegerla.

 

Por ello, se prefería la calidad a la cantidad.

 

Sólo tenían que ser capaces de escapar con Rosetta en caso de emergencia.

 

“Puedo pensar en otra cosa si a Lady Rosetta no le gusta esta idea, pero esto debería estar bien por el momento.”

 

Dibujó rápidamente un esquema de su plan para presentárselo a Rosetta.

 

 

Rosetta se sintió preocupada después de ver el plan de Eulisia.

 

“¿Será esto realmente lo mejor?”

 

Liam había enviado a Eulisia, una candidata a concubina, para que ayudara a Rosetta a formar su guardia personal.

 

Rosetta tenía algunas dudas sobre este acuerdo, pero finalmente decidió seguir las órdenes de Liam.

 

Ella no se había graduado en una academia militar, así que era cierto que necesitaba a alguien que pudiera aconsejarla, y Eulisia tenía el talento suficiente para servir a este propósito.

 

“Marie hizo enfadar a Darling, así que no servirá como caballero durante un tiempo. Supongo que no podemos hacer nada al respecto.”

 

Normalmente se apoyaría en Marie, pero a Marie se le revocaron sus calificaciones como caballero después de hacer enfadar a Liam.

 

Ahora, estaba recibiendo educación bajo la dirección de Serena.

 

Ciel, a quien Rosetta estaba cuidando, estaba mirando el plan de Eulisia y parecía estar pensando profundamente en algo.

 

Recordando que Ciel era la hija del barón Exner, un aristócrata especializado en artes militares, Rosetta le pidió su opinión sobre el asunto.

 

“Ciel, ¿qué opinas?”

 

“…¿Puedo exponer mi sincera opinión?”

 

“Puedes hacerlo. Quiero saber lo que piensas. ¿Qué debo hacer con mis guardias personales? Lo siento… la pregunta es un poco vaga, ¿no?”

 

Al escuchar su disculpa, Ciel percibió que Rosetta le preguntaba sobre cómo debía tratar a sus guardias.

 

Sus ojos se volvieron afilados mientras hablaba.

 

“En cuanto al número de naves, creo que Lady Rosetta debería mantener sólo un par de cientos de ellas bajo su mando. Si la flota se hace demasiado grande, podría provocar conflictos dentro de la casa.”

 

“Tienes razón. El ejército debe ser manejado sólo por Darling. Si tengo demasiado poder, podría convertirse en una fuente de conflictos.”

 

Incluso si Rosetta no era consciente, podría surgir un conflicto entre el ejército y sus guardias.

 

El punto es que tener una flota demasiado grande sería problemático.

 

“300 naves deberían ser suficientes para servir como guardias de Lady Rosetta. El resto del fondo debería destinarse a las vacaciones y el entrenamiento de los soldados, así como a su despliegue.”

 

“¿Despliegue?”

 

“Lady Rosetta, hay muchos aristócratas que no pueden valerse por sí mismos.”

 

“Soy consciente de ello. ¿Estás sugiriendo que debo ayudar a protegerlos?”

 

“Sí. ¿Qué tal si se ocupa de algunas tareas diversas que Lord Liam no tiene tiempo de hacer como Conde? Si se trata de conflictos a pequeña escala, Lady Rosetta debería ser capaz de ocuparse de ellos también.”

 

Al saber que podría ser de ayuda para Liam, Rosetta alabó la previsión de Ciel.

 

“Es una gran idea. Darling tiene que atender muchas peticiones y solicitudes. Me han dicho que no todo se procesa, así que estaría encantada de ayudar con las tareas varias.”

 

“Entonces necesitaríamos un cuartel general primero.”

 

“¿Necesitamos preparar una base para eso?”

 

“Por supuesto. Después de todo, operaríamos por separado de los militares.”

 

“Hablaré con Eulisia al respecto.”

 

 

Ciel celebró su victoria cuando Rosetta se fue a informar a Eulisia sobre el plan.

 

“¡Sí! No es nada grande, pero Lady Rosetta debería ser capaz de amasar algo de poder con esto. Aunque sólo tenga un pequeño número de élites en su flota, debería ser capaz de poner a muchos aristócratas de su lado. Con el tiempo, Lady Rosetta tendría suficiente poder para ser una amenaza para Liam.”

 

La razón por la que Ciel decidió apoyarla fue porque quería que Rosetta detuviera al tirano conocido como Liam.

 

Para lograr este objetivo, Rosetta tendría que hacerse fuerte.

 

“Lady Rosetta llegará un día a darse cuenta de la naturaleza malvada de Liam. Cuando eso ocurra, necesito que sea capaz de acabar con él.”

 

Liam era el tipo de persona que disfrutaba viendo sufrir a los demás.

 

Rosetta también lo entendería algún día, o eso esperaba.

 

“Sólo tienes que esperar, Liam… ¡acabaré contigo y despertaré a mi hermano mayor de su sueño!

 

 

“…Y así es como Lady Ciel está manipulando a Lady Rosetta.”

 

Ciel parece estar maquinando un plan propio al poner una o dos palabras en la formación de los guardias personales de Rosetta.

 

Sin embargo, gracias al informe de Kunai, todo ha quedado al descubierto.

 

“Es tan linda y estúpida al mismo tiempo.”

 

“Lord Liam, ¿está seguro de que debemos dejarla sola?”

 

Las acciones de Ciel son similares a la traición, pero sería aburrido aplastarla en este momento.

 

Después de todo, es alguien con un espíritu de acero.

 

Sin embargo… no me descuidaré.

 

“Déjala en paz, pero llama a Rosetta en su lugar.”

 

“¡Como desee!”

 

Kunai desaparece de la habitación, y Rosetta llega después de un rato.

 

“Darling, ¿tienes algo que decirme?”

 

Mirando a Rosetta, que es todo sonrisas y exuda una atmósfera suave y esponjosa. Quiero que tome una página de Ciel y salga con algo que pueda amenazarme un poco.

 

“Se trata de tus guardias personales. He oído que Ciel te dijo que te encargaras de algunas de mis tareas varias.”

 

“¿Lo sabías?”

 

“Por supuesto, y en ese sentido, te prohíbo que lo hagas.”

 

“Como pensaba, ¿no es bueno?”

 

No tengo ningún problema en que Rosetta se encargue de mis trabajos varios, pero no serviría de nada seguir los planes de Ciel, ¿verdad?

 

Lo siento, pero me voy a involucrar en este asunto.

 

Ciel debe estar feliz de que Rosetta se mueva como ella quiere. En realidad, ella sólo está rodando en la palma de mi mano.

 

“Puedes hacer lo que quieras, pero no dejes que otros decidan por ti. Aunque consultes a otros, tú debes tener la última palabra. Se trata de tus guardias, después de todo.”

 

Por ahora, lo dejaré en manos de Rosetta.

 

Ella ha recibido algo de educación militar antes, pero es sólo de su tiempo en el preescolar.

 

No es su ocupación principal, así que probablemente se autodestruiría o acabaría sin hacer nada importante si la dejo sola.

 

¡Quiero ver la expresión de frustración de Ciel al ver a Rosetta fracasar!

 

“¿Lo que yo quiera?”

 

“No me importa que lo hables con otras personas, pero no te tomes sus palabras al pie de la letra. Toma la decisión por tu cuenta. De lo contrario, rechazaré cualquier plan que tengas. Puedes irte si lo entiendes.”

 

Kunai sale de mi sombra poco después de que eche a Rosetta de la habitación.

 

“Lord Liam, ¿estará eso bien?”

 

Para ser honesto… nunca supe que mi cartera electrónica omite tres dígitos al final.

 

Parece que le di a Rosetta demasiado dinero, pero no puedo pedirle que lo devuelva.

 

Por eso debo poner una fachada y aguantar.

 

“Déjenlos en paz. Quiero ver qué harán Rosetta y Ciel.”

 

“¿Entonces qué pasa con Lady Eulisia?”

 

“Ella va a tener un final decepcionante de todos modos. Vamos a disfrutar del espectáculo desde el margen.”

 

A diferencia de Nias que es “pico” [1], Eulisia es… ugh… simplemente decepcionante en general.

 

“Sólo quiero volver rápidamente a la Capital y terminar mi entrenamiento. Debería terminar en otros 4 años más o menos. Nunca pensé que me retrasaría por este tipo de cosas.”

 

Cuando termine mi entrenamiento, viviré mi vida libremente como un Lord malvado.

 

De repente llega una llamada de emergencia de Wallace, que se encuentra en la Capital.

 

“¡Malas noticias, Liam!”

 

“Oh, eres tú, Wallace”.

 

“¡No es el momento de actuar con calma! ¡Algo grande ha sucedido!”

 

“Tú, en cambio, deberías calmarte un poco. Entonces… ¿qué pasó?”

 

“¡El Reino de la Dominación [2] ha declarado la guerra al Imperio!”

 

“Es así”

 

Pensé que era algo importante, al ver lo alarmado que estaba.

 

Resulta que sólo es una nación interestelar, que no tiene nada que ver con mi territorio, declarando la guerra al Imperio.

 

Debería informar de algo más importante y relevante la próxima vez.

 

“¿¡Cómo puedes estar tan tranquilo!?”

 

“Bueno, no tiene nada que ver conmigo. Ah, y voy a volver a la Capital para terminar mi entrenamiento.”

 

“¿Eh? Liam, ¿no vas a participar en la guerra? Estaba seguro de que lo harías.”

 

“No, es demasiado trabajo. Prefiero terminar mi entrenamiento”.

 

¿Por qué pensaría que yo querría participar en la guerra?

 

——————————————————

 

Brian (‘;ω;`): “Finalmente ha llegado el momento. La historia del éxito de Lord Liam se publicará en forma de libro. ¡Por favor, esperen los futuros logros de Lord Liam en la novela ligera! Hoy es un buen día.”

 

Brian (‘;ω;`): “Y aquí está la dosis diaria de noticias dolorosas. El epílogo del volumen 7 saldrá mañana.”

 

[1] “pico”: se utiliza cuando una función específica de un material mecánico rinde mucho más que las demás. En la mayoría de los casos, un producto que tiene una función “peaky” renuncia a las demás funciones.

 

[2] 覇王国 à 覇: dominar, tener supremacía sobre; victoria, campeón, hegemonía. 王国: reino

 

 

 

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyar el blog (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias para quienes lo hagan por adelantado]


Anterior – IndiceSiguiente

4 comentarios en “I’m the Evil Lord of an Intergalactic Empire! | Novela Web | 118 – Piedra de toque

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s