I’m the Evil Lord of an Intergalactic Empire! | Novela Web | 102 – El Issen Ryuu de la Gratitud

102 – El Issen Ryuu de la Gratitud

 

EZ: Capítulo Semanal de Lord liam disfrútenlo y estamos a 1 cap mas de acabar el arco actual e 6.


-En un planeta alejado del Imperio-

 

En el interior de un pequeño edificio de apartamentos, Yasushi llevaba a un bebé en la espalda.

 

Su mujer, que llevaba un traje, estaba a punto de salir de casa.

 

“Yasu-kun, volveré a las 7 de la tarde, así que por favor ocúpate de las cosas hasta entonces”.

 

“—Ok.”

 

Como intelectual, la mujer se fue a trabajar mientras que Yasushi se quedó en casa como amo de casa. (EZ: Jajaja)

 

Por lo tanto, llevaba a su bebé en la espalda.

 

Originalmente había planeado escapar, pero estaba demasiado asustado para hacerlo después de ser perseguido con un cuchillo.

 

En su cuerpo había una cicatriz recién formada que iba desde el pecho hasta el abdomen.

 

Su mujer le había dicho: “No te la cures y no pienses en volver a huir”.

 

Por lo tanto, se quedó con la cicatriz por ahora.

 

Con la tecnología médica de este mundo, habría sido fácil borrar la cicatriz, pero la dejaron intencionadamente.

 

Yasushi lamentó haber puesto sus manos en una mujer cuyo amor era tan profundo.

 

“Uuuu, quiero escapar, pero es casi imposible con mi dinero de bolsillo”.

 

Había utilizado la mayor parte del fondo que recibió de Liam para criar a sus dos discípulas.

 

El resto lo había gastado en jugar, y ahora se encontraba en una situación en la que tenía que recibir dinero de bolsillo de una mujer.

 

Aunque se quedaba en casa para cuidar de su hijo, la mayor parte de las tareas domésticas las hacía su mujer.

 

No era un amo de casa en toda regla, pero tampoco era un gigoló; en otras palabras, no era ni lo uno ni lo otro.

 

Esta era la situación en la que se encontraba Yasushi, el Dios de la Espada que crió a Liam, Rinho y Fuuka.

 

El bebé comenzó a retorcerse.

 

“Ok, ok, vamos a cambiarte el pañal, ¿quieres? —En serio, ¿qué demonios estoy haciendo aquí?”

 

Así era como Yasushi pasaba sus días en un planeta lejano.

 

 

Rinho y Fuuka estaban en una sala especial de la enfermería del hotel de lujo.

 

No sólo llevaban batas de paciente, sino que sus cuerpos estaban completamente envueltas en vendas.

 

Con sus heridas curadas, les llevaban platos a sus camas después de mencionar el hambre que tenían.

 

Tia observaba la situación con una mirada de reproche, y Ellen estaba a su lado.

 

Observó a las dos mientras comían en la cama con los debidos modales.

 

Dicho esto, los platos desaparecían a un ritmo alarmante, y los camareros se afanaban en servirles nuevos platos.

 

Tia se sorprendió de su abundante apetito.

 

“Me sorprende la cantidad de comida que engullen después de haberse recuperado”.

 

Sintiéndose mucho mejor ahora, Fuuka soltó los palillos y se estiró.

 

“Si no como, no puedo ejercer ninguna fuerza”.

 

Rinho, que estaba bebiendo sopa a su lado, exhaló suavemente y sonrió.

 

“Dices eso, pero eres más débil que yo”.

 

Fuuka señaló con los dedos a Rinho.

 

“¡Comes mucho, pero sigues tan delgada como un palillo! Además, tus pechos son diminutos”.

 

Comparados con los finos bienes de Fuuka, los de Rinho eran un poco escasos.

 

Tal vez fuera un tema delicado, ya que al momento siguiente Rinho entrecerró los ojos.

 

“¿Haaaang? ¿Todos los nutrientes que debían ir a tu cabeza fueron a parar a tus pechos? ¿Por qué crees que me importa el tamaño de mis pechos? En primer lugar, ¿de qué hay que enorgullecerse por tener pechos grandes? Como alguien que está caminando por el camino de la espada, ¿no es mejor tener toda esa grasa innecesaria eliminada? De hecho, ¿quieres que te los corte?”.

 

Ellen llegó a una conclusión después de ver lo rápido que hablaba Rinho.

 

(Oh, así que está acomplejada por ello.)

 

Las dos chicas empezaron a discutir entre ellas.

 

Muy pronto, sus estómagos comenzaron a gruñir de nuevo, y volvieron a tomar sus comidas.

 

Tia, que las supervisaba, se sintió insatisfecha.

 

El brazo que tenía pegado a la espalda estaba envuelto en vendas y conectado a un equipo.

 

“¿Por qué tengo que cuidar de estas dos?”

 

A Ellen le habían asignado la tarea de vigilar a las dos chicas, ya que eran de la misma escuela.

 

Como Liam tenía la intención de tomar a las niñas bajo sus alas, les dio la oportunidad de hablar entre ellas.

 

Las dos chicas entendieron su intención.

 

Fuuka fue la primera en hablar con Ellen.

 

“Por cierto, Pequeña”.

 

“No me llames Pequeña. Soy Ellen”.

 

“No te preocupes por los detalles. De todas formas somos de la misma escuela. ¿No somos más o menos tía y sobrina? Llevémonos bien”.

 

Las dos estaban siendo amistosas con Ellen.

 

Su intención de matar a Liam también parecía una mentira.

 

Sin embargo, Ellen, que conocía sus planes, se negó a seguirles el juego.

 

“¡Como si quisiera llevarme bien con alguien que estába tratando de matar al Maestro!”

 

Se giró hacia el otro lado.

 

Fuuka se puso visiblemente triste.

 

Más que una interacción entre discípulos de la misma escuela, era como una hermana mayor que se deprime tras ser rechazada por su hermano menor.

 

Rinho soltó una pequeña risa, mostrando comprensión hacia el conflicto interior de Ellen.

 

“Bueno, no se puede evitar. Yo también me enfadaría si alguien atacara al Maestro. Pero verás, fue ese mismo Maestro el que nos instruyó para apuntar a Ani-deshi. Ani-deshi nos aceptó porque sabía que ese era el caso. Como discípula del Ani-deshi, tu actitud es un pocoooo~”

 

Satisfecha con la comida, Fuuka se acostó en la cama.

 

“Ellen, puede que algún día seas el objetivo de tus otouto-deshis, y puede que sea bajo la instrucción del Ani-deshi”.

 

“—E-, eso es…”

 

A partir de ahora, Ellen era la única discípula de Liam.

 

Rinho y Fuuka eran sólo sus imouto-deshis que él custodiaba, así que no eran sus discípulas oficiales.

 

Con el tiempo, Ellen tendría por lo menos dos kouhais a su cargo, y esto era algo de lo que Ellen no estaba a favor.

 

Si Liam aceptaba a otra discípula que no fuera ella, su atención probablemente se dirigiría a otra parte.

 

Ella no tendría toda su atención como la tenía ahora.

 

Liam entró en la enfermería justo cuando Ellen se sentía preocupada.

 

“Ustedes dos parecen muy alegres”.

 

Al mirarlas, Liam sonrió sin una pizca de recelo.

 

Las chicas se arrodillaron inmediatamente en sus camas y se inclinaron.

 

Aunque sus actitudes eran atrevidas y su lenguaje grosero, les habían enseñado la etiqueta adecuada.

 

Rinho se disculpó con Liam.

 

“Nos disculpamos por haber causado problemas esta vez. Este acontecimiento nos hizo darnos cuenta de lo poco profundas que son nuestras habilidades”.

 

Fuuka hizo lo mismo.

 

“Siendo las novatas que somos, hemos comprendido que aún no hemos alcanzado el nivel de Ani-deshi”.

 

Liam se sentó en una silla que Tia había preparado y miró fijamente a las dos chicas que mostraban una actitud admirable.

 

El no parecía ni un poco preocupado, y era como si estuviera tratando con familiares.

 

“Es bueno que entiendas quién está por encima de ustedes. En ese sentido, aunque me ocuparé de ustedes, no las entrenaré en el camino del Issen-Ryuu. Lo máximo que puedo hacer es proporcionales un lugar para entrenar”.

 

Bajo el régimen de entrenamiento de Yasushi, Rinho y Fuuka se habían convertido en espléndidas espadachines.

 

A partir de ahora, tenían que pulir sus espadas con su propio esfuerzo, y Liam sólo podía proporcionarles una ligera ayuda.

 

“Dicho esto, ustedes dos son un desastre en todos los demás aspectos. Puesto que el Maestro me ha confiado a ustedes dos, debe significar que quiere que se conviertan en caballeros de pleno derecho. En cuanto se curen sus heridas, ustedes dos me seguirán a mi territorio, donde aprenderán a ser caballeros”.

 

Rinho puso cara de asco cuando le dijeron que tenía que estudiar.

 

“—Como espadachines, ¿es realmente necesario que estudiemos? Ani-deshi, con el debido respeto, debo negarme. Creo que es más importante que perfeccionemos nuestras técnicas, aunque sea por poco”.

 

“No se puede. Después de todo, esto es lo que el Maestro me encomendó”.

 

Liam estaba pensando en su educación a su manera.

 

Fuuka parecía ser indiferente a este acuerdo.

 

“Sólo tenemos que entrenar durante un par de años y entrar en cápsulas, ¿verdad? De todos modos, estoy acostumbrada a las cosas difíciles”.

 

Ciertamente, no era una mala idea arrojarlas al ejército para que pudieran ser moldeadas como caballeros.

 

Sin embargo, Liam tenía un plan diferente para ellas.

 

“¿Es así? Bueno, entonces, cuando regresemos, ustedes dos se convertirán en aprendices a las órdenes de Serena, mi sirvienta en jefe, y aprenderán de ella sobre modales. Hagan lo mejor que puedan como sirvientas”.

 

Tanto Rinho como Fuuka se quedaron atónitas ante esta repentina revelación.

 

“¿A-, Ani-deshi? ¡Qué quieres decir con ‘sirvientas’!”

 

“¡De ninguna manera! ¿¡Por qué tenemos que hacer algo tan femenino!?”

 

Liam se rio.

 

“Yo también trabajé como sirviente en mi destino de entrenamiento. Como ustedes no son aristócratas, les haré educar dentro de mi mansión. Ni se les ocurra escaparse”.

 

“¡N-, no puede ser!”

 

“¿¡Yo!? ¿Una sirvienta?”

 

Liam tenía buenas intenciones al ser duro con ellas, pero las dos se desesperaron ante la perspectiva de entrenar para algo que no tenía nada que ver con la espada.

 

‘¡Se lo merecen!’ pensó Ellen.

 

 

“—Cómo. Puede. Esto. Ser.”

 

El Guía cayó de rodillas.

 

Había puesto su fe en las cartas de triunfo para asesinar a Liam, pero fracasaron por completo.

 

No había nada inherentemente malo en fracasar.

 

Sin embargo, después de su derrota, en lugar de apuntar a la vida de Liam, comenzaron a venerarlo como su Ani-deshi.

 

Esto también fue parcialmente culpa de Yasushi.

 

Después de leer la carta de Yasushi, Liam había comenzado a mimar a sus Imouto-deshis.

 

“¡Se echó atrás en el último momento para preservar su vida!”

 

No había nada anormal en esto teniendo en cuenta la forma de ser de Yasushi.

 

Sea como fuere, desde la perspectiva del Guía, fue un acto de traición.

 

Dicho esto, había una cosa que el Guía no podía perdonar.

 

“—¿Me estás diciendo que mis acciones estaban ayudando realmente a Liam?

 

Al examinarlo más de cerca, se dio cuenta de que había estado ayudando a Liam.

 

Al fin y al cabo, la Facción Calvin se había vuelto menos unida, y también perdieron una buena parte de su poder.

 

Por otro lado, la Facción Cleo -y, por tanto, Liam- tenía ahora más voz.

 

La facción se había fortalecido en general, y el número de partidarios había crecido.

 

Era hasta el punto de que la Facción Cleo, que originalmente era débil y endeble, ahora estaba a la par con la Facción Calvin.

 

“Imperdonable”.

 

El Guía apretó los puños.

 

También estaba el asunto del territorio de Liam.

 

Los que se infiltraron con motivos turbios habían sido identificados, eliminando así los brotes de futuros problemas.

 

Todo avanzaba en la dirección favorable para Liam.

 

“¡Liam, nunca te perdonaré! Ahora que las cosas han llegado tan lejos, ¡mataré a Liam aunque tenga que caer con él!”

 

El Guía dejó de lado toda pretensión y reunió todas las emociones negativas que pudo para matar a Liam.

 

Dado que había habido una guerra entre naciones intergalácticas, era lógico que quedaran muchos rencores en el campo de batalla.

 

Decidió acabar con Liam con sus propias manos después de reunir todas las emociones negativas asociadas a Liam.

 

El Guía no estaba seguro de si podría o no matar a Liam; no obstante, quería derrotar a Liam como fuera.

 

“¡Definitivamente acabaré con Liam!”

 

Un perro se despidió del Guía mientras éste desaparecía de la escena para recoger más emociones negativas.

 

El perro también desapareció poco después.

 

 

Cuando la fuerza expedicionaria del Imperio regresó sana y salva, se celebraron fiestas en varias partes de la Capital para celebrar su victoria.

 

Se invitó a los aristócratas y a los militares que participaron en la expedición, y los aristócratas estaban especialmente exaltados.

 

Algunos de ellos estaban simplemente contentos por haber ganado.

 

Otros, sin embargo, estaban ahí para acercarse a la Facción Cleo.

 

Cleo ya no era tan indefenso como en el pasado.

 

Cleo, que era el anfitrión de la fiesta, estaba agotado después de saludar a muchos de los invitados.

 

Acompañado por Lysithea, entró en la sala de descanso.

 

“—Esto es realmente agotador.  ¿El Conde ha estado haciendo esto a diario? Qué increíble”.

 

Lysithea reprendió a Cleo por quejarse, pero también sonaba algo feliz.

 

“Todo es gracias a que el Conde nos sembró las semillas. Parece que hizo muchos movimientos mientras se quedó en la Capital. Ahora, muchas personas se mueven bajo su nombre. Ya no eres tan impotente como antes”.

 

Liam había invitado a prometedores aristócratas a la fiesta.

 

Por supuesto, no lo había hecho él mismo. En realidad, fue obra de Wallace.

 

“Todo lo que hice fue estar en el campo de batalla”.

 

Cleo no había hecho nada.

 

Tia había sido la general al mando de hecho y el talentoso caballero llamado Klaus fue quien hizo todos los ajustes finos.

 

“Dejando eso de lado, no vi al Conde por ningún lado”.

 

“Parece que va a regresar a su territorio. La manifestación a gran escala se ha calmado, pero debe seguir preocupado por la situación”.

 

Lysithea estaba impresionada por la paciencia de Liam, que le había permitido permanecer en la capital mientras todo esto ocurría.

 

Cleo, sin embargo, no parecía tan feliz.

 

“—El Conde es capaz de todo. Es la antítesis completa de mí”.

 

Cleo estaba luchando contra su hermano por el puesto de Emperador, pero él sólo era una figura decorativa.

 

Lo había aceptado, pero no era una sensación agradable.

 

“Aunque no esté, las personas estarían convencidas mientras él esté cerca”.

 

“¿Has dicho algo?”

 

Lysithea estaba tan emocionada por el futuro que se había perdido el murmullo de Cleo.

 

Había superado la crisis y ganado suficiente poder para luchar contra la Facción Calvin en el mismo campo de juego.

 

Debería haber sido una ocasión feliz.

 

Cleo meneó la cabeza, no queriendo empapar con agua fría la excitación de Lysithea.

 

“No, nada.”

 

 

El Guía había regresado a la Capital.

 

Los rencores de los que la fuerza expedicionaria destruyó y el odio de los presentes en la Capital.

 

El Guía había venido a desafiar a Liam con todas las emociones negativas que había recogido sin miramientos.

 

“¡Liam! ¡Hoy será el día en que yo—!!”

 

El Guía se había indignado cuando supo que no podía destruir a la androide conocida como Amagi, y se enfureció aún más por el hecho de que sus acciones no habían tenido sentido y que, en última instancia, había llevado a Liam a su victoria.

 

Se vio obligado a enfrentarse a la realidad después de un período de estar en la Nube Nueve*, por lo que estaba naturalmente enfadado hasta el punto de perderse. (EZ: algún lugar del imperio o algún error de traducción no se… así estaba y así se queda…)

 

Cuando se enteró de que Liam estaba en el puerto espacial preparándose para regresar a su territorio, el Guía fue directamente a por él.

 

“¡AHÍ ESTÁAAAS!”

 

Liam estaba llevando a Rinho, Fuuka y Ellen alrededor de su nave de combate, que era su orgullo y alegría.

 

Estaban caminando por los pasillos de la innecesariamente lujosa nave espacial sin ningún guardia que los protegiera.

 

El Guía vio las espaldas abiertas de los cuatro y transformó la emoción negativa en una espada.

 

El brazo del Guía se convirtió en una espantosa cuchilla y salió disparado hacia la espalda de Liam.

 

“¡¡LIAAAAAAM!!”

 

 

“Increíble, ¿verdad? La construcción de este superacorazado de clase dreadnought costó una fortuna. ¡Algunos soldados han estado viviendo en ella durante años!”

 

Con 3000 metros de largo, una colonia entera está contenida en su interior.

 

Aunque el personal cambia a veces, algunos llevan años viviendo en el acorazado.

 

Algunos incluso se han casado, y los informes dicen que han nacido bebés.

 

En serio, no lo entiendo.

 

¿Crecerán bien los bebés?

 

He oído que hay una escuela, pero sigo preocupado.

 

He comprado este ridículo acorazado para guardar las apariencias, pero las cosas han progresado más allá de mi comprensión.

 

He invertido mucho dinero para hacer este incomprensible pero lujoso acorazado.

 

Es extrañamente gratificante ver lo encantada que está Fuuka.

 

“¡Esto es increíble! Ani-deshi, ¡cómprame uno a mí también!”

 

No me importaría comprar una o dos naves más, pero no me lo permiten.

 

“¿Crees que puedo comprar un super acorazado de nivel dreadnought a mi discreción? Necesitaría el permiso de Amagi para hacerlo, y ella nunca lo daría”.

 

El simple hecho de asignar un acorazado como propiedad personal le hizo poner una cara desagradable.

 

Si le digo que se los voy a dar a mis Imouto-deshi, no tengo ni idea de lo que diría Amagi.

 

Hace tiempo ordené a Nias que construyera una nave personal para mí, y Amagi me regañó por ello.

 

Pronto estará terminada, así que estoy deseando recibirla.

 

“Che~”

 

Fuuka parece bastante decepcionada, pero he preparado un regalo para ellas.

 

“No te enfades tanto. He preparado caballeros móviles personales para ustedes dos. A partir de ahora, tendrán que entrenar sus habilidades de pilotaje también”.

 

Rinho juguetea con su cabello, quizá porque no le interesa.

 

“Parece que a los hombres les gustan los robots, pero todos son iguales cuando se cortan en pedazos”.

 

Ya veo, así que no les interesan.

 

Los ojos de Ellen brillaban.

 

“¡Maestro, yo también quiero uno!”

 

Lo siento, pero es un imposible para Ellen.

 

“Es demasiado pronto para ti”.

 

“¿E-, es así?”

 

Tiene un aspecto lamentable cuando se siente mal, pero Ellen aún es joven, así que quiero educarla poco a poco.

 

A diferencia de Rinho, Fuuka parece un poco interesada en los robots.

 

“Ani-deshi, ¿qué clase de caballeros móviles has preparado?”

 

¡Ha hecho una buena pregunta!

 

“En realidad, he decidido producir en masa mi caballero móvil favorito. Aunque son una especie de productos defectuosos”.

 

Me han dicho que es imposible producir en masa a Avid.

 

Según la Séptima Fábrica de Armas, “no es algo que deba producirse en masa”.

 

O mejor dicho, no puede ser producido en masa.

 

Incluso si reuniera todos los metales raros, los caballeros producidos en masa no podrán mantener el rendimiento de Avid, ya que no tendrán un Corazón Mecánico en ellos.

 

Aunque son productos inferiores, he optado por preparar dos conjuntos de caballeros móviles de tipo Avid producidos en masa para las chicas.

 

En términos de rendimiento, son peores que Avid, pero son mejores que la mayoría de los demás.

 

Aunque se consideran productos defectuosos, cuestan más de construir que muchos de los exclusivos que hay.

 

“Productos defectuosos… No me siento nada motivada”.

 

Golpeo la frente de Fuuka con el dedo cuando la oigo quejarse.

 

“No seas avariciosa. Son defectuosos, pero cuesta dinero y tiempo construirlos. Otros dirían incluso que son de primera calidad”.

 

Sin embargo, lo que dice no me duele en absoluto.

 

Continúo caminando hacia delante alegremente.

 

Ellen entabla una conversación al notar mi estado de ánimo.

 

“Maestro, ¿ha pasado algo bueno?”

 

Parece que entiende cómo me siento.

 

“Sí. Resulta que fue una victoria más completa de lo que pensaba”.

 

Hemos ganado suficiente poder para rivalizar con Calvin, he podido conocer a mis dos Imouto-deshis y mi discípula crece día a día.

 

Hoy me siento muy bien.

 

Todo esto debe ser gracias al Guía.

 

He estado ocupado últimamente y he descuidado mi gratitud hacia el Guía.

 

Estoy seguro de que esta vez también ha hecho todo lo posible para proporcionarme un servicio posterior.

 

Casualmente, pasamos por el lugar donde he colocado una estatua del Guía.

 

Es una estatua hecha de oro.

 

“—Deberían rezar aquí”.

 

Rinho pone una expresión de exasperación.

 

“¿A qué viene esa orden tan repentina?”.

 

“Habla menos y reza más. Dedica tu gratitud a esta estatua de aquí”.

 

Atónitas por mi orden de rezar de repente, Fuuka y Rinho se miran fijamente.

 

“¿Qué debemos hacer?”

 

“Bueno~ ya que es una orden de Ani-deshi, supongo que podemos seguir el juego”.

 

Ellen está lista para hacerlo.

 

“¡Maestro, estoy dispuesta a darle muchas gracias!”

 

“¡Bien dicho! Ahora, ¡expresa tu gratitud hacia la estatua!”

 

 

Los tres rezaron a la estatua bajo las instrucciones de Liam.

 

Rinho ni siquiera sabía a quién debía agradecer.

 

(Si estoy agradecida a alguien, sería al maestro Yasushi).

 

Por supuesto, lo mismo ocurría con Fuuka.

 

(Sólo tengo que dar las gracias al maestro Yasushi, ¿verdad?)

 

Por último, pero no menos importante, Ellen expresó su gratitud hacia Liam.

 

(¡Muchas gracias por permitirme conocer al maestro!)

 

Los sentimientos de auténtica gratitud del trío se volcaron en la estatua dorada del Guía.

 

 

Liam y los demás habían dejado de caminar, y el Guía estaba listo para saltar sobre ellos.

 

“LIAM, ESTO ES EL FIIII… ¿eh?”

 

Los cuatro se habían girado bruscamente para inclinarse ante una estatua dorada de él mismo.

 

¿Qué demonios están haciendo?

 

Las oraciones que contenían la gratitud de Liam y de las demás se reunieron en torno a la estatua de oro.

 

Se había preparado una estatua de oro del Guía para que Liam pudiera expresar su gratitud dondequiera que estuviera.

 

La estatua comenzó a brillar, pero esto sólo era visible para el Guía.

 

“¡D-, demasiado brillante!”

 

Justo cuando el Guía estaba siendo abrasado por la luz dorada, una espada surgió de la estatua dorada.

 

La hoja de la espada estaba hecha de oro, y era la encarnación de las oraciones de los sucesores de la Escuela Issen-Ryuu, templadas por sus genuinos sentimientos de gratitud.

 

Eso, por sí solo, habría sido un veneno para el Guía, pero se volvió aún más letal con la adición de la gratitud de Liam.

 

“A-alt—”

 

La espada se incrustó en el pecho del Guía antes de que pudiera gritar para que se detuviera.

 

La hoja estaba quemando el cuerpo del Guía desde dentro, y estaba esparciendo un veneno mortal por todo su cuerpo.

 

“¡¡¡NOOOOOOOOOO!!!”

 

La gratitud de Liam era desbordante, y se estaba transmitiendo al Guía a través de la hoja de la espada.

 

La hoja también contenía una extraordinaria gratitud hacia Yasushi y Liam.

 

Había más espadas de oro flotando a su alrededor, y el Guía fue golpeado por ellas una tras otra.

 

No procedían únicamente de la gratitud de Liam.

 

De hecho, procedían de una variedad de fuentes diferentes.

 

“PERO YO NO TENGO NADA QUE VER CON ESAAAAAAS————”

 

Y por fin, el cuerpo del Guía se desplomó por la sobrecarga de gratitud, dejando sólo su sombrero de copa.

 

Así, el sombrero de copa se hundió en el suelo y desapareció.

 

———————————————————————————

 

Brian ヾ(*’ω`*)ノ: “¡Te lo mereces, Guía!”

 

 

 

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyar el blog (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias para quienes lo hagan por adelantado]


Anterior – IndiceSiguiente

4 comentarios en “I’m the Evil Lord of an Intergalactic Empire! | Novela Web | 102 – El Issen Ryuu de la Gratitud

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s