Saijaku no Mahou Tsukai – Capítulo 49

Capítulo 49 – Sasaki Aya se Reencuentra con su Amargo Enemigo.

 

EZ: 1/2


-Desde el Nido de las Arpías-

 

(Hay algo afuera.)

 

(¿Qué estaban haciendo los vigías?)

 

Las arpías pueden ser monstruos, pero tienen una gran inteligencia, y son buenas actuando en grupos y en técnicas para protegerse.

 

Las arpías que estaban en la entrada del nido pronto notaron la anormalidad y miraron hacia afuera… para quedar sorprendidas.

 

En el momento en que notaron que era un hechizo que apuntaba a atacar su nido, fueron engullidas.

 

El nido se desmoronó trágicamente.

 

Quemadas por la magia, sus compañeras fueron aplastadas por el techo que caía.

 

Pero hubo algunas que lograron escapar y salir volando.

 

Mientras logren escapar en el aire, ¡no habrá nadie que pueda atacarlas!

 

((((EH?!))))

 

La bandada de arpías que volaba en el aire fue repentinamente tragada por el agua.

 

Las arpías son malas nadando.

 

No nadan normalmente después de todo.

 

((((¡¿Qué está pasando?!)))

 

Continuaron cayendo sin poder tomar decisiones tranquilas.

 

Y las arpías fueron arrojadas al lago subterráneo.

 

◇◇

 

-Punto de Vista Sasaki Aya-

 

“¡Sasaki-sama!” (Nina)

 

“¡Sí, Takatsuki-kun y Lucy-san han tenido éxito!” (Aya)

 

Estábamos escondidas en la parte de atrás de la cascada, pero el techo se desmoronaba con un sonido atronador, así que saltamos fuera.

 

Las odiadas arpías llovían junto con las ruinas de lo que una vez fue su nido.

 

Ahogándose en una cantidad masiva de agua.

 

“La [Magia Multi-Elemental: Shooting Star Meteors*] de Lucy-sama y la [Magia de Rango Superior: Water Dragon] de Takatsuki-sama; qué combinación tan aterradora”. (Nina) (EZ: *Meteoritos de Estrellas Fugaces)

 

“El lago subterráneo tiene la Serpiente de Mar y el Rey Cocodrilo. Definitivamente deberían pensar en las arpías como alimento”. (Aya)

 

“Ya están siendo atacadas.” (Nina)

 

Se hacían los sonidos de salpicaduras de las arpías tratando de huir, pero parece que los monstruos de agua tenían la ventaja.

 

“¡Toma eso!” “Hoi!”

 

A veces, Nina-san y yo golpeábamos a las arpías que intentaban escapar de nuevo al agua.

 

Las arpías eran arrastradas bajo el agua entre gritos.

 

¡Esto es por mi familia!

 

¡Como si dejara escapar a una sola de ustedes!

 

“Haah… Haah… ¿no hay ninguna más?” (Nina)

 

“Lo siguiente es encontrar dónde está la Reina…” (Aya)

 

Intento buscarla, pero no la encuentro.

 

¿Se ha escapado?

 

“Ooi, Sa-san, Nina-san.” (Makoto)

 

Después de un rato, Takatsuki-kun y Lucy-san bajaron flotando hacia nosotros.

 

En su mano había algo como un pequeño paraguas.

 

Aparentemente se llama Paraguas de Caída.

 

Es una herramienta mágica que cuando se abre, aunque caigas de un lugar alto, caes lentamente.

 

Fujiwara-kun tiene algunos objetos útiles.

 

“¿Qué tal? ¿Fue la Reina Arpía derrotada?” (Makoto)

 

“Todavía no. No sé si ella estaba dentro de los que cayeron”. (Aya)

 

“Makoto, ¿qué hay de tu detección?” (Lucy)

 

“Hay tantas que es imposible de precisarlo.” (Makoto)

 

¿Dónde está?

 

¿Dónde está el jefe enemigo?

 

La ruidosa mazmorra bajó lentamente de volumen.

 

Parece que la mayoría de las arpías han sido derrotadas.

 

“Que anticlimático. Celebremos una vez que regresemos.” (Lucy)

 

“Oye, Lucy, decir eso es una bandera, ¿sabes?” (Makoto)

 

“Lucy-sama, no debe bajar la guardia.” (Nina)

 

Lucy-san ya estaba en el modo de victoria, y Takatsuki-kun y Nina-san la reprenden.

 

También estaba un poco borracha en la victoria.

 

Las arpías a las que no pude ponerles la mano encima por mucho que lo intentara, ¡nos las arreglamos para acabarlas en poco tiempo!

 

En ese momento, oímos un canto.

 

Un canto bajo que sería difícil de perder.

 

¿Qué es esto? Es una especie de canción agradable…

 

No cabe en una mazmorra.

 

“¿Hm? ¿No oyen algo?” (Aya)

 

“¿Qué es…? Ciertamente escucho algo.” (Nina)

 

“Yo también…” (Lucy)

 

Miramos alrededor.

 

“Aquí viene”. (Aya)

 

Y entonces, ella apareció.

 

Todos nos giramos al mismo tiempo.

 

Hermoso rostro y deslumbrantes alas marrón claro.

 

La Reina Arpía estaba ahí.

 

La Reina Arpía estaba cantando mientras hablaba.

 

Qué monstruo tan hábil.

 

“¡¿Podría ser un canto de sirena?!” (Nina)

 

Nina-san grita nerviosa.

 

“¿Eh? ¿No es la Reina Arpía?” (Lucy)

 

“¡Debe haber evolucionado y obtenido las habilidades de una sirena! Su voz puede encantar a los hombres. ¡Takatsuki-sama, no debes escuchar su canción!” (Nina)

 

Takatsuki-kun miraba a la Reina Arpía con una expresión ligeramente sorprendida.

 

¡No importa!

 

¡La mataré porque nos tiene a nosotros!

 

Pensando eso, traté de acercarme a ella, pero…

 

“¿Está bien que el mago muera?”

 

La Reina Arpía sonríe.

 

“Mago, ¡pon tu daga en tu propio cuello!”

 

Takatsuki-kun siguió esas órdenes y se llevó la daga a su propio cuello.

 

“¡Rayos!”, grita Nina-san.

 

“M-, Makoto”, Lucy-san estaba sosteniendo su báculo con ambas manos y diciendo ‘awawa’.

 

“Fufu, mi voz funciona especialmente bien con los hombres. No tuviste suerte en el momento en que conseguiste un compañero varón.”

 

“El canto de las sirenas puede encantar a los hombres. El humano que atacó a su familia debe haber sido controlado por ella también.” (Nina)

 

Nina-san dice eso con angustia.

 

Así que así es como fue…

 

“Me preguntaba quién era. Así que era la chica Lamia que pensé que había matado en ese momento… Así que estabas viva.”

 

Me miró con odio.

 

Yo también la miré con intención de matarla.

 

“Toda tu familia ha muerto. Te lo mereces.” (Aya)

 

“Las arpías pueden volver tantas veces como queramos mientras yo, la Reina, esté viva. Lástima por ti”.

 

Lo dice como si se burlara de mí.

 

¡Maldición! Es verdad.

 

Nosotras las Lamias ya estamos acabadas porque Madre-sama fue asesinada.

 

“No debes moverte. El hombre humano de ahí, lentamente ven rá hacia mí. Si tus compañeras me atacan, córtate la garganta.”

 

Takatsuki-kun asintió ligeramente como si obedeciera sus palabras.

 

“N-, No puede ser…”, Lucy-san levantó la voz.

 

“…”, Nina-san estaba buscando una oportunidad y no podía moverse.

 

(¿Qué debemos hacer…?) (Aya)

 

Con Takatsuki-kun como rehén, no podemos movernos descuidadamente.

 

Miro a la Reina Arpía y luego a Takatsuki-kun, y luego…

 

Me di cuenta.

 

(¿Takatsuki-kun?) (Aya)

 

Se supone que fue encantado por el canto de la sirena, y aún así… Me miraba atentamente.

 

Sus ojos eran claros, y no parece que esté encantado en absoluto.

 

(¿No está siendo controlado?) (Aya)

 

Takatsuki-kun se acerca lentamente a la Reina Arpía mientras mira hacia aquí.

 

Era como si sus ojos trataran de decirme algo.

 

(Muy bien.) (Aya)

 

Recojo fuerza en mi mano derecha.

 

La llamada habilidad [Jugadora de Juegos de acción: Ataque de Carga] que hice antes inconscientemente.

 

Por supuesto, incluso si atacara ahora mismo, no funcionaría.

 

“Las mujeres, quédense ahí. Tienen suerte. Si mis hijas estuvieran aquí, las habría convertido en su comida. Me llevaré al hombre humano”.

 

Confío en Takatsuki-kun y sigo reuniendo fuerzas.

 

Está bien, estoy segura.

 

“Los hombres humanos son verdaderamente estúpidos. Aparentemente me ven como una diosa cuando escuchan mi voz. Hay algunos que incluso se arrodillan en el momento en que nos encontramos”.

 

Su cara como si hubiera ganado me está molestando.

 

“Toma, ¿quieres lamerme los pies o algo así? Son los pies de una diosa, sabes.”

 

Tal vez está dejando que se le suba a la cabeza, la Reina Arpía empuja sus pies hacia Takatsuki-kun.

 

Es extremadamente molesta, pero tiene suficiente belleza para encantar a los hombres.

 

“Hacer que Makoto te lama los pies… ¡Estoy celosa, qué horrible!” (Lucy) (EZ: ¡Diablos Señorita!)

 

“Uhm, ¿Lucy-sama?” (Nina)

 

Nina-san responde.

 

Vamos a cuestionar esa declaración de Lucy-san más tarde.

 

Takatsuki-kun se inclina lentamente para dejar que su cara se acerque a la pierna de la Reina Arpía, y…

 

“Es imposible que estos malditos pies sucios sean los pies de una Diosa”. (Makoto)

 

“¿Eh?”

 

¡El tobillo de la Reina Arpía fue cortado!

 

“¡¡Gyaaaaaa!!”

 

La Reina Arpía levantó un grito, y sus ojos tenían cosas como carámbanos atravesados en ellos.

 

¿Usó magia al mismo tiempo que la cortó con su daga?

 

¡¿En qué momento la activó?!

 

“¡Sa-san! ¡Ahora!” (Makoto)

 

Grita Takatsuki-kun.

 

Bien, esta es mi única oportunidad.

 

Uso Dash y cierro la distancia en un instante.

 

Así que para no perder ese impulso, aplasté mi puño derecho que había sido cargado en el cuerpo del enemigo.

 

“¡Gahah!”

 

Un gran agujero se abrió en el estómago de la Reina Arpía.

 

Mi puño perforó su cuerpo.

 

“¡M-, Maldición… Bastardo!”

 

Es ridículo, pero parece que todavía está viva.

 

Las garras de la Reina Arpía tratan de cortarme.

 

*Swish*

 

La daga de Takatsuki-kun corta la cabeza de la Reina Arpía.

 

Su cabeza cae torpemente al suelo.

 

¿No es la agudeza de esa daga demasiado increíble?

 

“G-, gracias, Takatsuki-kun.” (Aya)

 

“Las has vengado, Sa-san.” (Makoto)

 

La tensión que se estaba esforzando dentro de mí se difuminó, y caí sobre Takatsuki-kun sin poder.

 

(Ah, estoy sucia por la sangre.) (Aya)

 

Sin preocuparse por mí, que intentaba separarse de él, Takatsuki-kun me tomo y abrazó.

 

“Buen trabajo”. (Makoto)

 

“…Sí.” (Aya)

 

(Te he vengado, Madre-sama, hermanas mayores, hermanas pequeñas…) (Aya)

 

Coloco mi cabeza en el hombro de Takatsuki-kun y cierro los ojos.

 

 

 

Correcciones en los Comentarios / Los Likes en los cap son muy agradecidos


AnteriorIndiceSiguiente

6 comentarios en “Saijaku no Mahou Tsukai – Capítulo 49

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s