Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capítulo 193(/192)

Capítulo 193(/192) – No es mi Culpa que el Disparo haya Fallado.

 

EZ: 2/2


Epsilon corrió apresuradamente por el bosque oscuro. Ella debería haber rechazado a los soldados del Culto de los Diábolos. Pero aún podía sentir las enormes olas de maná detrás de ella.

 

“El oponente tiene mucha más resistencia que yo…”

 

Sería mejor no tomar una batalla a largo plazo. Después de todo, Épsilon sería la primera en agotarse.

 

Cuando estaba a punto de detenerse, Kai y Omega, que corrían respectivamente por el lado izquierdo y derecho del bosque, se unieron a ella.

 

“El ataque sorpresa fue exitoso”.

 

“Hemos paralizado el culto de los diábolos… ¿Quién es la chica que la persigue?”

 

Miraron a la chica que estaba detrás de ellos como si estuviera corriendo.

 

“El Culto de los Diabolos es el culpable de convertirla en eso. Pero Shadow Garden también es responsable de ella”, dijo Epsilon, y luego dejó de correr.

 

Kai y Omega también se detuvieron al mismo tiempo, mirando hacia atrás a Emilia.

 

Epsilon presenció la muerte de Olba en el acto. Se enteró de que Alpha había matado a Emilia en un informe. Por supuesto, Epsilon sabía que el verdadero culpable era el Culto de los Diábolos.

 

En el fondo de su corazón, Epsilon esperaba en secreto que Emilia pudiera encontrar la paz.

 

Pero Epsilon sabía claramente que esto era sólo una quimera antes del trágico final.

 

“El ciclo de odio debe ser roto”.

 

Las tres levantaron sus espadas.

 

Emilia, que las alcanzó con una velocidad asombrosa, liberó una gran ola de magia cuando se acercaba.

 

“—— Atómico”.

 

De repente escucharon una voz baja de la nada, que parecía reverberar del abismo. Entonces el espacio circundante se tiñó de luz azul-púrpura.

 

Luego——

 

Cuando volvió en sí, Epsilon estaba tendida en el bosque. Aparentemente, parecía haberse desmayado aunque sólo fuera por unos segundos.

 

La luz azul-púrpura desapareció, pero había rastros de enormes olas de magia a su alrededor.

 

“… mi disparo falló”.

 

Al oír el sonido de su maestro, Epsilon se dio la vuelta.

 

Lo que vio fue a su amado maestro envuelto en un largo abrigo negro.

 

Epsilon no sintió ninguna magia hasta el momento en que fue rodeada por la luz azul-púrpura.

 

Fue como si su maestro saliera de repente de un espacio vacío y le disparara directamente. El disparo fue tan poderoso que no pudo ella escapar.

 

Si Epsilon fuera el objetivo, ella habría desaparecido sin dejar rastros. Epsilon temblaba de miedo ante tan formidable magia sin ninguna señal, y su respeto por su maestro que podía hacer esto fácilmente.

 

“Shadow-sama…”

 

La mente de Epsilon estaba llena de miles de palabras para expresar sus sentimientos, pero su maestro que miraba hacia atrás parecía estar lleno de culpa, así que se tragó sus palabras.

 

Pero, debe ser su ilusión que el maestro parecía sentirse culpable.

 

Después de todo, el maestro sólo miró el cuerpo quemado de Emilia.

 

No, no es un cuerpo.

 

“Ella todavía está viva…”

 

Qué increíble tenacidad.

 

Epsilon entendió el verdadero significado de las palabras del maestro: “… mi disparo falló”. Para su maestro que estaba más allá de la perfección, falló su objetivo para que Emilia sobreviviera.

 

El maestro reunió magia azul-púrpura en su mano y caminó hacia Emilia.

 

Su maestro debe querer darle el último golpe.

 

Su maestro debe haberlo sabido todo. Sabía cómo Emilia creció bajo experimentos inhumanos, y el profundo odio en su corazón…

 

Así que su maestro, teniendo el mismo pensamiento que Épsilon, iba a romper el ciclo del odio aquí.

 

“¡Por favor, espere!”

 

Epsilon se apresuró a ponerse en frente de su maestro.

 

“Si es posible, por favor, déme a Milia. ¡Podemos curarla!”

 

La voz de Epsilon temblaba. No quería hacer infeliz al maestro, lo que para ella era lo más horrible del mundo.

 

Pero era la última oportunidad de curar a Emilia, como su maestro trató a Epsilon.

 

“Comprendo sus sentimientos, Shadow-sama. No obstante… ella es sólo una víctima.”

 

Epsilon no se atrevió a mirar al rostro de su maestro, bajando la cabeza con temor.

 

“Claro”.

 

La voz del maestro fue inesperadamente gentil.

 

Entonces la magia azul-púrpura fue inyectada en el cuerpo de Milia y la curó.

 

“La dejaré a tu cuidado”.

 

“¡O, OK!”

 

Su maestro tocó suavemente la cabeza de Epsilon, que estaba tan caliente que nunca olvidaría el sentimiento de la palma de su maestro por el resto de su vida.

 

Shadow desapareció en la oscuridad.

 

“Asombroso…”

 

“La magia del maestro es formidable…”

 

Las miradas de Kai y Omega siguieron a Shadow con la boca abierta.

 

“¡Dense, llévenla de vuelta a Alejandría!”

 

Su maestro ayudó a curar a Emilia, pero Epsilon seguía preocupada por los efectos residuales del experimento. Tomaría cierto tiempo para que Milia se recuperara completamente.

 

Kai y Omega levantaron a Emilia, mientras que Epsilon les abrió un camino. Finalmente desaparecieron en lo profundo del bosque.

 

Después de un tiempo, palabras vinieron del bosque vacío.

 

“No es mi culpa que el disparo haya Fallado.”

 

Petin.

 

“Ouch”.

 

Entonces el bosque volvió a caer en el silencio.

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

4 comentarios en “Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capítulo 193(/192)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s