Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capítulo 190(/189)

Capítulo 190(/189) – Dar un paseo por el bosque

 

EZ: 1/2


Era una historia de antes de que el maestro asistiera a la academia, y de la época en que Shadow Garden era todavía una pequeña organización formada sólo por el maestro y las siete sombras.

 

En ese momento, la hermana del maestro, Claire, fue secuestrada por la Orden de los Diabolos. El resultado de esa situación fue que Shadow Garden destruyó una de sus ramas.

 

El encargado de esa rama se llamaba Olba. El nombre de su hija, Emilias, fue grabado en el mango de su espada.

 

Después de una investigación descubrieron que la hija de Olba, Emilia, fue tomada como rehén por el culto.

 

Y entonces, Shadow Garden la encontró.

 

Pero en ese momento, Emilia ya se había convertido en un monstruo después de ser sometida a experimentos por la Orden de los Diábolos, así que Alpha la mató por misericordia.

 

Pero parece que su cuerpo fue recuperado por el culto.

 

“Bastardos sin corazón”.

 

Epsilon miró furiosamente a Doem que sonreía.

 

“Debe haber sido difícil para ti llegar tan lejos sólo para matarme, pero al final parece que no vas a poder hacerlo. La situación ha cambiado. ¿Por qué no dejas tu cabeza aquí?”

 

Del ataúd roto salió una hermosa chica.

 

Su mirada inocente y cabello gris le recordaron a Epsilon el de Olba, aunque sólo lo vio una vez.

 

Doem usó a Emilia como escudo mientras se retiraba lentamente.

 

“… tsu.”

 

Epsilon también dio un paso atrás, mientras estaba en guardia contra Emilia.

 

Fue porque sintió en Emilia un nivel de poder mágico igual al de la heroína Freya.

 

Los ruidos que venían de fuera de la tienda se hicieron más fuertes, a medida que se acercaban.

 

La distracción de Kai y Omega parecía haber llegado a su límite. La carpa sería rodeada en un breve momento.

 

—— Era hora de retirarse.

 

Aunque no lograron matar a Doem, sí debilitaron el poder militar del culto de los diábolos. Comparado con matar a Doem, aprender sobre los planes del Culto de los Diábolos era mucho más importante.

 

Fue una estupidez de su parte tomar decisiones por impulsos emocionales.

 

Épsilon enfocó el maná en su espada.

 

Emilia respondió al movimiento repentino.

 

Pero el objetivo de Épsilon no era ella.

 

Era la persona detrás de ella… Doem.

 

Epsilon sostuvo su espada horizontalmente.

 

La magia reunida en la espada formó una hoja afilada e iba a cortar a Doem.

 

“¿¡Qué!? ¡Emilia, protégeme!”

 

Emilia, que iba a atacar a Épsilon, cambió su dirección según la orden de Doem.

 

Se apresuró a entrar en el rango de ataque de la hoja, soltó una enorme onda de maná y cortó la hoja de Epsilon en dos.

 

Epsilon abrió los ojos detrás de la máscara.

 

No esperaba que su espada fuera cortada de esta manera.

 

No obstante, Epsilon aún tuvo éxito en su objetivo.

 

Saltó de la tienda y corrió hacia el bosque.

 

“¡Atrápala, Emilia! ¡No la dejes escapar!”

 

Epsilon sintió enormes olas de maná detrás de ella.

 

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇

 

Preparé un plan de guerrilla para que el grupo de élite de Shadow Garden atacara el campamento enemigo. Después de separarme de Epsilon y las demás, me lancé al bosque. Al mismo tiempo, Violeta-san comenzó a agitarse.

 

Se retorcía continuamente en mi bolsillo.

 

“Espera un minuto, pica.”

 

No tuve más remedio que detenerme y sacar a Violeta-san de mi bolsillo.

 

“¿Qué pasa, qué quieres?”

 

“Pikupiku” – Violeta-san se sacudió la palma de mi mano.

 

“¿Tienes hambre?”

 

“Petipeti” – me dio una palmada en la mano.

 

“¿No? Ah, ¿quieres ir al baño?”

 

“Batibati” – ella me golpeó la mano con más fuerza.

 

“Hmm, es realmente un dolor de cabeza.”

 

Exploré los alrededores para ver si había algo inusual.

 

Era sólo un bosque ordinario.

 

Pero la luna en el cielo era muy hermosa.

 

“La luz de la luna es hermosa, pero hoy tengo prisa. La próxima vez podremos ver la luna juntos.”

 

Violeta-san se retorcío.

 

Su lenguaje corporal era muy difícil de entender.

 

Saltó de mi mano y rodó por el suelo.

 

“¿Quieres ir a dar un paseo?”

 

La seguí por detrás.

 

Sólo caminamos un rato, el maná se reunía en el bosque mostrando una tenue luz.

 

La luz y el maná se hicieron más fuertes poco a poco, formando una figura femenina.

 

“Yo*, nos encontramos de nuevo.” (EZ: *el saludo informal “yo” en japones)

 

Saludé a Freya.

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s