Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capítulo 175(/174)

Capítulo 175(/174) – No patees la plataforma

 

Goldoh, que era miembro del equipo secreto, estaba buscando el tesoro del Conde Rajta.

 

“No he encontrado nada. ¿Qué hay de ti?”

 

“Yo tampoco. ¿Así que el tesoro está en el almacén de arriba?”

 

Goldoh y Quinton miraron al final del pasillo, iluminando las escaleras de arriba con antorchas.

 

“¡Encuentren el tesoro rápidamente! ¡Si todos los de afuera son asesinados, nos matarán pronto!”

 

Tulpicano les reprochó con una mirada inquieta.

 

“Sr. Tulpicano, no se preocupe. Todavía estamos a tiempo.”

 

Goldoh subió las escaleras mientras intentaba calmar al tulpánico.

 

Quinton y Tulpicano lo siguieron. Encontraron una puerta similar a la de un almacén.

 

“¿Qué te sucede?”

 

“Sal de mi camino”.

 

“Lo siento, vete al infierno”.

 

El guardia que notó a los intrusos sacó su espada, pero Goldoh y Quinton lo dejaron inconsciente con rapidez.

 

“¿Qué debemos hacer sin llaves?”

 

“No importa. Podemos romper la puerta en dos”.

 

Con la magia dorada retorciéndose en su cuerpo, Goldoh rompió la puerta de hierro.

 

“¿Qué es?”

 

Pero no había ningún tesoro detrás de la puerta.

 

Esa cosa era como una parte de una criatura.

 

“¿Son estos dedos?”

 

La cosa negra encogida era una larga garra con uñas afiladas en la punta de los dedos. (EZ: un tesoro de la orden de seguro)

 

Pero era mucho más grande que la mano de un ser humano. Tal vez era más gruesa que el brazo de Goldoh.

 

La garra que parecía de un monstruo estaba fijada en la plataforma del espacioso almacén.

 

“¿Dónde está el tesoro? No quiero esta cosa asquerosa”.

 

Tulpicano pateó la plataforma, caminando de un lado a otro en el almacén.

 

“¿Dónde está mi tesoro? ¿Dónde está?” (EZ: es ese gordo/cerdo idiota)

 

“Sr. Tulpicano, es usted demasiado ruidoso…”

 

“¡Cállate! Sólo tienes que usar mi método para encontrar el tesoro. Averigua dónde está el tesoro”.

 

Tulpánico se detuvo de repente.

 

Su gran vientre fue empalado por la garra contraída.

 

“¡Sr. Tulpicano!”

 

“Maldición!”

 

Como los guardianes de Tulpicano, Goldoh y Quinton actuaron de inmediato para protegerlo sin importar lo que estuvieran dispuestos a hacer.

 

No obstante, Tulpicano murió después de que su boca chorreara sangre.

 

Entonces Goldoh. Kinmekki y Quinton detuvieron sus acciones, mirando el cuerpo del Tulpicano y la garra negra. Después de empalar el vientre del Tulpicano, la garra negra comenzó a chupar su cuerpo, como si fuera a drenar su sangre.

 

“¿Qué es eso?”

 

“No lo sé. Pero será mejor que no intervengamos… ¡retirémonos!”

 

Tulpicano estaba muerto. Y no encontraron el tesoro.

 

No había necesidad de quedarse más aquí.

 

“Lo siento, ya que viste esto, no te dejaré ir”.

 

En ese momento, escucharon una voz grave detrás de ellos.

 

“¿Quién?”

 

“Usted es — Rajta Conde!?”

 

“¿Oh? ¿Me conoces?”

 

Detrás de ellos estaba el dueño de la ciudad, el Conde Rajta.

 

A primera vista, parecía un aristócrata común de mediana edad. Pero era firme y erguido, no tenía ninguna grasa en su cuerpo. Su aguda mirada se fijó en Quinton y Goldoh. Kinmekki.

 

“Quinton, ten cuidado”.

 

“Goldoh. Kinmekki, lo sé.”

 

Se mantuvieron cuidadosamente a distancia del Conde Rajta. Pero la puerta estaba justo detrás de él.

 

“Me tenían preocupado. Si no fuera por ti, sólo necesitaría entregarla al culto.”

 

“Cult⋯⋯? ¿Qué demonios está pasando? ¿Qué es exactamente esa garra?”

 

“Fu… no hay duda de que ese es el tesoro que están buscando.”

 

“¿Dices que esto es un tesoro?”

 

“Para los que conocen su valor, lo es. Bueno, se acabó la charla”.

 

El Conde Rajta sacó la espada en su cintura. Su espada era para el combate real, no la que se usa para la actuación.

 

“—— ¡Ustedes serán las ofrendas de sacrificio para la Orden de los Diabolos!”

 

Entonces, el viento sopló.

 

“¡¿Gaha?!”

 

“¡Guaaaa!”

 

Sangre brotó del cuerpo de Quinton y Goldoh. Kinmekki.

 

Se sentían débiles en las rodillas, y luego se arrodillaron.

 

“Oh– ¿todavía están vivos?”

 

Los dos hombres que sufrieron el impacto de un rayo del Conde Rajta se esforzaron por reaccionar.

 

Goldoh.Kinmekki sintió el peligro y saltó hacia atrás, y Quinton alejó su cuerpo por intuición.

 

Así fue como salvaron sus vidas.

 

Pero sólo ellos dos sobrevivieron. Todos los demás miembros del equipo secreto que se escabulleron en el castillo junto con ellos estaban muertos.

 

“Q… Quinton, ¿estás bien?”

 

“Muy bien… Todavía vivo…”

 

Pero sus heridas eran muy profundas.

 

Aunque levantaron espadas, parece que no podían defenderse del siguiente ataque.

 

“Los menosprecié un poco… No, es mi error, estoy un poco oxidado en el combate. Sea lo que sea, con el próximo ataque se terminará.”

 

Mientras el Conde Rajta levantaba su espada de nuevo, sus rostros se contorsionaron.

 

“Maldición, nos deshicimos de la identidad de esclavo de la manera más difícil…”

 

“Pensé que era una buena idea abrir un dojo…”

 

En este momento, afuera estallo un gran poder mágico.

 

“¿Qué?”

 

“¡¿Qué es?!”

 

“¡Qué poderoso es!”

 

A través de una pequeña ventana, miraron al cielo nocturno.

 

Había una tremenda rosa negra en el aire.

 

“¿Es una rosa…?”

 

“Es una rosa mágica, que está constituida por poder mágico condensado…”

 

“¿Por qué está la [Rosa Negra]? Es imposible, ¡¿cómo podría ser?!”

 

El Conde Rajta estaba casi dos veces más sorprendido que Goldoh y Quinton.

 

El Conde Rajta abrió los ojos mirando la [Rosa Negra], lo cual era inusual en todos los términos.

 

“¡Imposible! ¿Por qué? La llave no está-“

 

Entonces la rosa negra que flotaba en el cielo nocturno se rompió en pedazos.

 

Los pétalos de la rosa rota revolotearon y aterrizaron junto a Goldoh y Quinton.

 

Los pétalos tocaron sus manos derechas y tallaron dos marcas negras en forma de pétalos.

 

“¿Qué es esto…?”

 

“Mis heridas han sido curadas…”

 

Cuando tocaron los pétalos, un poder mágico comenzó a emanar de los pétalos y sus graves heridas se curaron al instante.

 

“La fuerza me desborda…”

 

“¿Qué es este poder…?”

 

El poder de la magia negra brotaba constantemente de los cuerpos de Goldoh y Quinton, como el sol emite calor.

 

“¡Este… este es el poder de la [Rosa Negra] de la leyenda! ¡¡Tan poderoso poder mágico, que sólo puedo matarlos a ustedes dos aquí!!”

 

El conde, impulsado por la ansiedad, les lanzó un ataque.

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

2 comentarios en “Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capítulo 175(/174)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s