Tensei Youjo wa Akiramenai – Capítulo 26

Capítulo 26 – Pradera verde

 

Pensé que los días que pasé montando los dragones serían aburridos, pero no fue así. La vista de la verde pradera y los bosques era fascinante. Especialmente porque pasé todo el tiempo en mi habitación de la mansión y el jardín.

 

¿Pero por qué estos hombres vinieron a la ciudad fronteriza cuando les tomó tres días llegar aquí desde Lentforce?

 

Comprendí que volvían a casa desde el pueblo fronterizo y me encontré con ellos después de que se detuvieron por la noche mientras corrían a lo largo de la Cordillera Walsall.

 

“Fuimos a vender piedras mágicas”, me dijo Mill. Mill y yo no nos dijimos lo que queríamos, pero obtuve mucha información de él porque era muy hablador. Los huecos no salen durante el día, así que pensé que sería aburrido.

 

“Es bueno tener alguien con quien hablar”.

 

“Ai”.

 

Alineó su Dragón Rug con el mío y habló de cualquier cosa que se le ocurriera. Aparentemente, era mejor que yo diera algún tipo de respuesta. Entonces, ¿qué pasó con Alistair que me acogió?

 

Estaba siguiendo a Bart que estaba en el frente. Mientras miraba en dirección a Bart, cabalgó sin decir nada y aprendió sobre las cosas que debe tener cuidado mientras se mueve y a buscar puntos de referencia en las montañas. Kyaro y Clyde también mantenían sus posiciones, pero vigilando nuestra espalda y nuestros lados; no bajaban la guardia en absoluto.

 

“¿M-mm, Awishthair, esh-ta bi-en?” Quería preguntarle a Mill si estaba bien que no actuara como Alistair.

 

“Oh, ¿Alistair? Es un buen tipo. Su madre, Nora, falleció y ha estado solo desde el año pasado, pero trabaja duro y se mantiene a sí mismo.”

 

No estaba preguntando por algo tan pesado.

 

“M-mm, ¿eshta bi-en e no ha-gash gu-ada?” Me pregunto si lo conseguirá con esto. (Lei Dice; está bien que no hagas guardia?)

 

“¿Guardia? Los otros lo están haciendo, así que no tengo que hacerlo”.

 

Me entendió, pero es un poco decepcionante.

 

“Normalmente sólo vamos al norte y al sur de Lentforce, así que es emocionante llegar tan lejos.”

 

“Ya ve-o”.

 

Pero esta emoción puso tu vida en peligro ayer, ¿sabes?

 

“Finalmente conseguimos una caja barrera, así que fuimos imprudentes y acampamos a lo largo de la cordillera. Eso fue realmente peligroso. Haha.”

 

“No esh na-a gashi-oso”. (Lei dice; no es nada gracioso)

 

Alistair nos miró mientras Mill se reía alegremente.

 

“Pero normalmente nos quedamos en las posadas. Al menos, eso es lo que hicimos hasta que llegamos a la ciudad fronteriza, Kaylie.”

 

“¿E-she-io? ¿O-mo esh e no apa-eshen en a shi-uad?” (Lei dice; enserio?, como es que no aparecen en la ciudad?)

 

¿No aparecen en cualquier sitio por la noche?

 

“Las entradas y ventanas de la ciudad están revestidas de Rhodolite, que los huecos odian. Los huecos aparecen en la ciudad, pero en realidad no entran en las casas.”

 

“Ya ve-o”.

 

Asentí con una seria mirada en mi rostro y Mill sonrió satisfecho. ¿No es pronto para el almuerzo? El dragón de Bart comenzó a desacelerar.

 

“Oi, ¿no es un poco pronto para el almuerzo? ¿Qué es lo que pasa?” Cuando los dragones se detuvieron por completo, Mill se bajó de su dragón y dijo.

 

“Te lo dije esta mañana, ¿no? Vamos a dividirnos en dos grupos aquí, y Kyaro y Clyde van a ir al pueblo. Nosotros cuatro esperaremos afuera del pueblo. Incluso dijiste que hoy podemos tomarnos las cosas con calma porque recibiremos comida del pueblo”.

 

“Oh sí, lo hice”.

 

Mill le rascó la cabeza como si hubiera olvidado eso. Mientras tanto, Alistair abrió rápidamente mi cesta, quitó la banda y me sacó del dragón.

 

“Estuvimos corriendo durante mucho tiempo, ¿estás bien?”

 

“Ai”.

 

Luego, cuidadosamente me palmeó el cuerpo de pies a cabeza.

 

“¿Qué~?”

 

“Nada, sólo estaba viendo si puedes moverte adecuadamente.”

 

“Con pa-mea-me no o sa-bash.” (Lei dice; con darme palmeadas/palmearme no lo sabrás)

 

“O-oh”.

 

Caminé enérgicamente y agité mis manos. Bart asintió cuando me vio hacer esto.

 

“Puedes caminar tambaleándote. Parece que estás bien”.

 

Miré de mala gana a Bart.

 

“¿Q-, qué?”

 

“No me tam-ba-eo”. (Lei dice; no me tambaleo)

 

“Sí, sí. Enérgicamente. Estás caminando enérgicamente”.

 

“Ai”.

 

Está bien. Alistair apretó sus labios y tembló. ¿Qué es lo que está reteniendo?

 

“Pue-esh reí-te”. (Lei dice; puedes reírte)

 

“Ku, haha. Chibi, no eres nada infantil. Es muy divertido”.

 

“Esh Lei”.

 

“J-, justo así”. Le-, lei. Haha.”

 

¡Por Dios! Junté los brazos, pero sólo pude poner los brazos sobre mi pecho.

 

“Pfft”.

 

Sí, sí, adelante, ríete.

 

“D-, de todas formas, tú, Lei, necesitaremos comprarte algo de ropa.”

 

“Ro-pa”.

 

Cuando la risa se calmó, Kyaro habló. Me pregunté si no tendría nada más que ponerme durante otra semana. Tenía fiebre y estaba muy sudorosa, así que mi ropa estaba sucia.

 

“¿Qué debería comprar?”

 

“Pi-ensha tu Wyaro”.

 

Suspiré. ¿Es algo que le preguntas a una niña de un año?

 

“Kyaro, Lei probablemente tiene poco más de un año, ¿verdad?”

 

Alistair se dio la vuelta para mirarme como si estuviera buscando una confirmación. Yo asentí. Lo confirmó conmigo como si fuera lo más natural, pero los bebés normalmente no saben cuántos años tienen.

 

“Quiero que compres ropa que sea un poco más grande. Ella tiene un abrigo, así que compra dos de todo lo demás. Si es posible, compra ropa usada”.

 

“Oh, está bien. Además, ¿necesita un sonajero?”

 

¡Un sonajero! ¡¿Ahora me lo preguntas?!

 

“No, Lei probablemente no necesita uno. Probablemente querrá un libro en su lugar… ¿Libro?”

 

Hice una cara que decía: “Los libros son buenos”, pero parece que Alistair estaba bromeando y se veía confundido.

 

“Bueno, los verdaderos nobles podrían ser como Lei. Nuestros sentidos comunes son diferentes. Estoy seguro de ello,” refunfuñó, pero probablemente sea un malentendido.

 

“Compra algo de comida que sea fácil de comer. Tengo la sensación de que es una glotona”.

 

“Está bien”.

 

“También-“

 

Bart habló después de Alistair, “Está bien. No dejes que la gente sepa que tenemos un bebé con nosotros. Haz que parezca que estamos comprando un regalo para un pariente”.

 

“He dicho que está bien. No soy Mill,” respondió Kyaro, y luego él y Clyde montaron sus dragones y corrieron hacia el pueblo en la distancia.

 

“Ahora entonces, deberíamos descansar un poco.”

 

Bart se estiró. Pero, este no es el momento de estirarse. Bueno, supongo que puede estirarse.

 

“Awishthair”.

 

“¿Qué pasa, Lei?” Aunque respondió, se fue, recogió algo y volvió.

 

“Lei, aquí”.

 

“¿Qué~?”

 

Alistair arrancó unos gruesos tallos de hierba, los arrancó a lo largo de la palma de su mano y sopló sobre ellos, “Puff”.

 

“Woaaah”.

 

“Puff, puff”.

 

“A-she un Sho-nio”. (Lei dice; hace un sonido)

 

“Es interesante, ¿verdad?”

 

Entonces, me dio el tallo. Lo soplé. *PUFF* No hay sonido.

 

“Inténtalo con más fuerza”.

 

“Ai”.

 

Soplé.

 

“*PUFF*”

 

¡Sono!

 

“¿¡Ves!? Es interesante, ¿verdad?”

 

“¡Ai!”

 

No, no, lo que sea. Pongo cuidadosamente el tallo en el bolsillo de mi poncho.

 

“¿Qué pasa? Puedo hacértelo otra vez, así no tienes que guardarlo”.

 

Estoy feliz por su amabilidad, pero no es eso.

 

“Awishthair. Páa-tica e maa-gia.”

 

“¿Magia? ¿Practica?”

 

“Ai”.

 

Alistair tiene que entrenar su magia. Tiene el mismo poder que mi hermano, y tiene que usarlo para poder apreciar su vida. Esto no es negociable.

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s