Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capitulo 59

Capítulo 59 – Ataque Ineludible

 

La pelea comienza con Sid siendo enviado a volar.

 

Choca contra el suelo de piedra con una fuerza increíble y luego vomita sangre.

 

Olivie no se apiada del tambaleante Sid. Su Espada Sagrada parpadea horizontalmente, apuntando a su cuello.

 

Su cabeza vuela………. o al menos, eso es lo que hace pensar a todo el mundo, tan rápido es el swing.

 

En realidad, Sid se había agachado, apenas logrando evadir la espada de Olivie. Una profunda「一」marca está tallada en la pared de piedra detrás de él.

 

No obstante, sabe que se avecina un ataque adicional. Y así, da un paso adelante para eliminar a sus maai.

 

Pero sus esfuerzos han sido en vano.

 

Incluso más rápido de lo que puede dar un paso adelante, Olivie da medio paso atrás.

 

El ataque de Olivie se estrella contra el Sid que quedó indefenso a mitad de camino.

 

Con un sonido agudo de ‘kiin’, su espada se rompe.

 

Parece que había levantado la guardia a tiempo, pero el coste es la mitad de su espada. Y aún así termina golpeándose contra el suelo, parándose sólo después de haber saltado varias veces.

 

Esto ya no se puede llamar una pelea, por más unilateral que sea.

 

Pero esto es natural.

 

No es momento de hablar de técnica y demás. Su fuerza comparativa, velocidad, resistencia y estadísticas físicas generales son como el cielo y la tierra.

 

Así como no se puede establecer una lucha adecuada entre un adulto y un bebé, esta tragedia es lo que resulta cuando un niño que no puede usar la magia cruza espadas con un héroe que sí puede.

 

Ya es un milagro que la lucha no terminara en el primer intercambio.

 

“Olivie, no dejes que un mocoso te dé problemas”.

 

Eso dice Nelson en un tono enojado, acompañado de una tsk.

 

Mientras Olivie deja de moverse, Sid se levanta. Su intento de limpiarse el sangrado de la nariz hace que una raya se quede en su rostro. El escupitajo que escupe con un “che” está inconfundiblemente manchado de sangre.

 

Mira fijamente la mitad de una espada que le queda, y luego la balancea como si lo confirmara. Es casi como si creyera que aún tendría la oportunidad de usar esa espada.

 

“¿Qué crees que estás haciendo?”

 

“Nn?”

 

Sid inclina la cabeza confundido ante la pregunta de Nelson.

 

“¿De verdad estás pensando que puedes hacer algo con esa espada rota?”

 

“Me pregunto. Pero es cierto que las cosas que puedo hacer han disminuido significativamente”.

 

“¿Qué pasa con ese rostro?”

 

“Nn?”

 

“¿Por qué diablos estas sonriendo?”

 

Al preguntárselo, Sid se toca el rostro. Descubre que realmente está sonriendo.

 

“No hay ninguno que me parezca más ofensivo que los que no entienden su propio lugar. La única razón por la que estás vivo, se debe en su totalidad a la pura suerte.”

 

Nelson agita el brazo y Olivie vuelve a ponerse en movimiento.

 

Ella toma su espalda una vez más sin esfuerzo, y luego baja su Espada Sagrada.

 

No hay tiempo para parar, bloquear, ni siquiera para evadir.

 

Lo único que puede hacer es lanzarse hacia adelante.

 

Luego la sangre brota de la espalda de Sid.

 

La piel está rasgada y los músculos desgarrados, pero al menos no fue un golpe fatal. Esa es la única manera en que ha sido capaz de aferrarse a la vida durante tanto tiempo.

 

Olivie continúa su asalto al indefenso Sid.

 

Es una embestida despiadada que no da descanso.

 

Las fuentes de sangre una y otra vez, a medida que el número de heridas no tan superficiales en el cuerpo de Sid continúa aumentando.

 

Pero él no muere.

 

“¿Cómo….?”

 

Entonces, pregunta Nelson. Su voz está coloreada de incredulidad.

 

“¿Cómo es que sigues vivo?”

 

Confirmando que Nelson ha indicado que Olivie se retire, Sid arrastra su cuerpo manchado de sangre hacia arriba.

 

“Las peleas sin conversación son monótonas. Es por eso que sigo vivo”.

 

“¿Qué estás diciendo?”

 

“No tiene corazón. Mis preguntas, caen en oídos sordos”.

 

Se ríe un poco con tristeza. Esa boca suya brilla con el color brillante de la sangre.

 

“Es suficiente. Mátalo.”

 

La mirada de Nelson es como si estuviera mirando algo asqueroso.

 

Pero en el momento en que Olivie se mueve, una figura salta a la pelea.

 

“Por favor, detente.”

 

La hermosa mujer de cabello negro azabache y ojos violetas agarra los hombros de Sid y lo sostiene.

 

“¿Qué pasa?”

 

“Por favor, no más….”

 

Eso dice Aurora en lo que suena como una súplica.

 

Ella sabía que terminaría así desde el principio. En cuanto Aurora vio a Olivie, supo que esta mujer era fuerte.

 

La memoria de Aurora está incompleta. Sus recuerdos sólo le cuentan parte de lo que pasó en su vida. Y Olivie no está en ningún lugar de esos recuerdos. Pero por alguna razón, sabe que Olivie es peligrosa. No hay memoria, pero su corazón tiene miedo, como si lo supiera.

 

Por eso intentó detener esta batalla.

 

Pero en oposición a sus expectativas, Sid eligió tomar su espada.

 

Tal vez si es él…….. Una anticipación tan débil la hizo llegar tarde.

 

Pero esto ya es más que suficiente.

 

En toda su vida de ser despreciada y despreciada, nunca ha habido nadie que la haya defendido, ni siquiera a costa de su propia vida. Ahora tiene un recuerdo que nunca olvidará. Ya es suficiente.

 

“No hay necesidad de que mueras. Me encargaré del resto de alguna manera.”

 

“¿Qué puede hacer una bruja a la que le han robado su magia?”

 

Se burla Nelson de ella.

 

“Al menos puedo ayudarlo a escapar.”

 

Aurora se adelanta, como para proteger a Sid.

 

“Pensar que vería el día en que la bruja protege a alguien. ¿Hay algo más ridículo que esto? Pero…. si jura cooperar con nosotros, entonces no me importará dejar ir al mocoso”.

 

“¿Cooperar?”

 

“De hecho, cooperar. Todo esto se debe a que usted sigue rechazándonos, por lo que nos hemos retrasado mucho.”

 

“¿De qué estás hablando?”

 

“Hmph, ¿así que no lo recuerdas. De todos modos, todo lo que tienes que hacer es jurar que vas a cooperar. Si tardas demasiado, el mocoso puede terminar muriendo, ¿sabes?”

 

Aurora se da la vuelta y mira la cara de Sid por un momento.

 

“Entiendo….”

 

“Umm, ¿pueden no continuar la conversación ustedes solos?”

 

La voz tranquila de Sid se interpone entre la conversación de ambos. Aurora se da la vuelta de nuevo, esta vez para mirar a Sid.

 

“Mira, es por tu bien que yo….”

 

“No es necesario.”

 

Sid camina hacia adelante y se para frente a Aurora.

 

“He estado escuchando por un tiempo, pero ¿por qué hablan como si fuera a perder? Qué desagradable”.

 

“Te encuentro más lamentable a cada minuto, mocoso. Pensar que no entiendes la situación en la que te encuentras. Si te hubieras callado y te hubieras mantenido obediente, te habría dejado ir”.

 

“Como dije, no es necesario.”

 

Sid se da la vuelta y mira a Aurora.

 

“Y tú, quédate ahí y sigue mirando.”

 

“Estoy cansado de esto. Sólo mátalo ya.”

 

“¡ESPERA!”

 

Pero las manos de Aurora no son lo suficientemente largas.

 

Sid entra y choca con Olivie.

 

Olivie se encuentra con su carga sin tacto y franca con su Espada Sagrada.

 

Su elección es un ataque.

 

Ese ataque de increíble velocidad se desgarra en el aire, y se hunde en su abdomen.

 

Con total crueldad, su espada reaparece incluso en el otro lado.

 

“……. Atrapada.”

 

Mientras se empala, sonríe, exponiendo todos sus dientes manchados de sangre.

 

Luego agarra el brazo de Olivie y la arrastra hacia él con todas sus fuerzas. Sus músculos se abultan y gritan por exceder sus límites.

 

Por una fracción de segundo, el movimiento de Olivie se detiene.

 

Esta distancia es perfecta para un maai de espada medio rota.

 

La espada de Sid apunta a la yugular de Olivie, pero se las arregla para evitarlo sacudiendo la parte superior de su cuerpo hacia atrás.

 

Pero al hacerlo, pierde el equilibrio.

 

Sid suelta su espada, abraza a Olivie y luego la empuja hacia abajo.

 

Luego le clava los dientes en la yugular.

 

Sus dientes apuñalan su delgado cuello y le abren la yugular.

 

Abrazándola con toda la fuerza que pueda reunir, sujetando sus brazos agitándose y desgarrándole el cuello pieza por pieza. Cada vez que le muerde el cuello, todo su cuerpo convulsiona.

 

Hasta que finalmente, Olivie se rompe en nada, como la forma en que un espejo se rompe.

 

Todo lo que queda es el Sid manchado de sangre.

 

“Qué, qué, pero Olivie… ¡¿Qué demonios eres?! ¿Por qué no estás muerto a pesar de que hay una espada atravesándote el estómago?”

 

La pregunta de Nelson es natural. La herida de adelante hacia atrás en el abdomen de Sid es fatal en todas las apariencias.

 

Ya es bastante desconcertante que no esté muerto, ¿pero matar a Olivie con esa herida? Eso no es algo que un humano pueda hacer.

 

“Los humanos mueren muy fácilmente. No es raro que la gente muera por un simple golpe en la nuca. No soy una excepción. Sólo un golpe, en la parte correcta de mi cabeza, y es muy posible que me haya ido”.

 

Se levanta mientras examina sus heridas, como para confirmar el estado de su cuerpo.

 

“Pero si los puntos vitales están protegidos, los humanos son bastante duros. Aunque mi abdomen está perforado, ya que protegí mis vasos sanguíneos principales y los órganos importantes, aquí sigo de pie. ¿No crees que eso es maravilloso?”

 

“¿Maravilloso….?”

 

“¡Así es! Contraatacando cuando el oponente ataca, te ahorra el esfuerzo de acercarte. Cuando tu rostro es golpeado, puedes golpear el de ellos al mismo tiempo. Si te apuñalan en el abdomen, puedes romperles el cuello con los dientes. Cuando el ataque y la defensa se convierten en uno, el retraso para contrarrestar se acorta hasta el límite absoluto. Se convierte en un contraataque que roza la imposibilidad de escapar”.

 

“¡Tu tu estas…. mal de la cabeza!”

 

“¿Así que estás bien?”

 

Sid asiente ligeramente en respuesta a la preocupada Aurora.

 

“Bueno, entonces, la elfo-san ha desaparecido. ¿Significa eso que mi próximo oponente eres tú, ossan?”

 

Nelson está muy nervioso.

 

“O-, ok, ¡tú ganas! ¡Nunca imaginé que Olivie perdería! ¡Eres demasiado fuerte! Todo fue mi error, mi culpa, así que por favor, ¡perdóname!”

 

Nelson cuelga la cabeza, pero luego empieza a reírse.

 

“… ¿realmente pensaste que diría algo así? Claro, me sorprende que un chico que no puede usar magia haya podido derrotar a Olivie. Realmente eres algo, mocoso, incluso si todo se debió a la suerte. A pesar de todo, una victoria es una victoria. Bien hecho.”

 

Nelson mira hacia arriba, aplaudiendo.

 

“Pero no te adelantes después de derrotar a una sola copia de baja calidad. La cantidad de magia almacenada en la Tierra Santa está fuera de tu alcance. Con ella, puedo hacer algo como esto”.

 

Entonces Nelson arroja sus brazos, haciendo que la luz llene sus alrededores.

 

Cuando la luz se apaga, revela a Olivie.

 

Para ser específicos, no una Olivie.

 

Pero más bien, un número innumerable de Olivies, suficiente para llenar completamente las ruinas.

 

“C-, ¿cómo puede ser esto….?”

 

Aurora tiembla.

 

Aunque Sid aún no ha recibido una herida mortal, las que sí recibió no son de ninguna manera ligeras. Su cuerpo no puede soportar una pelea con una Olivie más, y mucho menos con tantas.

 

“Este es el poder de la Tierra Santa!!!!”

 

El incontable número de Olivies salta hacia Sid.

 

Sid sonríe débilmente.

 

“Es toda una sorpresa. Pero…. se acabó el tiempo”.

 

Los Olivies que se le acercan desde todas las direcciones… son divididas en dos partes.

 

“¡¿QUÉ?!”

 

¿Desde cuándo tiene esa espada negra en sus manos?

 

“¿¡De dónde salió esa espada… no, en vez de eso, puedes usar magia!?”

 

El cuerpo de Sid está envuelto en una magia de color violeta crepitante. (EZ: que cruje)

 

Magia de altísima densidad, hasta el punto de ser visible. Esa magia que ha sido refinada a un nivel inimaginable está brillando tan hermosamente.

 

“Si la magia que tejo es absorbida, entonces todo lo que tengo que hacer es hacerla tan densa que no pueda ser absorbida”. Aunque tomó algo de tiempo, es bastante fácil, en realidad”.

 

¿Cómo podría ser fácil. Ni siquiera Aurora, que es la que se llama “la bruja”, pudo lograr tal hazaña.

 

“E- eso es… ¡¡Imposible!! ¡¡Como si alguien pudiera hacer eso!!! H-, date prisa y matenloooooooo!!!”

 

Grita Nelson con un rostro temblando de miedo.

 

Una vez más, un sinnúmero de Olivies se lanzan al ataque.

 

Pero Sid extiende su hoja de color negro azabache, y luego la balancea en un círculo completo.

 

“¡Esto se ha convertido en una maldita broma! Olivie es, que Olivie es, las Olivies son!!”

 

“Te lo dije, ¿no? Se acabó el tiempo”.

 

Una y otra vez, las Olivies se precipitan hacia Sid.

 

Vienen, y Sid las corta. Vienen, y Sid las corta. Cada intercambio sólo dura unos breves momentos.

 

Pero cada vez, más sangre gotea de las heridas de Sid, causando que su rostro se distorsione con dolor.

 

Este equilibrio no durará mucho tiempo. Esto está claro a los ojos de todos.

 

“HAHAHA, esa es la manera, presionenlo, sigan presionándolo!!!”

 

Entonces Nelson se ríe con su rostro de rata acorralada.

 

Mientras Aurora mira a Sid en su aprieto, las lágrimas caen de sus ojos.

 

“Si es él”……… esa débil anticipación se ha levantado una vez más en su corazón.

 

Pero más que eso…….

 

“Por favor, ten cuidado….”

 

Aurora reza por su supervivencia.

 

Ese momento.

 

“Tenemos que desenvainar la Espada Sagrada, cortar las cadenas y destruir el núcleo, ¿verdad?”

 

En medio de esta situación desesperada, Sid le pregunta a Aurora.

 

“¿Eh? Sí……”

 

Lo confirma la confundida Aurora.

 

“Si me salto todos los molestos procedimientos y destruyo todo directamente, no debería haber ningún problema, ¿verdad?”

 

“No debería haberlo, pero…. no me lo digas, eh, espera, estás bromeando, ¿verdad?”

 

Sid sonríe y luego hace otro barrido de 360° con su espada.

 

Las Olivies estan siendo enviadas a volar, abriendo un espacio a su alrededor.

 

Sid transfiere su espada a su otra mano, y luego la sostiene en alto sobre su cabeza.

 

Su magia violeta comienza a girar en espiral, reuniéndose hacia su espada negra azabache.

 

“YO SOY….”

 

“¿Q- qué es esa magia? N-, no, NO, NOOOOOOOOOOOOOO!!”

 

Las Olivies corren a toda velocidad.

 

La que más se acerca con su Espada Sagrada.

 

El golpe con todo su peso detrás llega a su pecho indefenso.

 

Su espada atraviesa con precisión la posición de su corazón. La punta de la espada manchada de sangre emerge de su espalda.

 

Aurora grita y extiende la mano.

 

Pero.

 

“… ATÓMICO DE TODO ALCANCE!!!!”

 

Incluso con el pecho apuñalado, baja la espada y la clava en el suelo.

 

La magia violeta mancha el mundo entero en un instante.

 

Todas las Olivies son vaporizadas, Nelson es vaporizado, y la Espada Sagrada es vaporizada.

 

La magia violeta se traga todo hasta donde alcanza la vista.

 

Lo que acababa de usar era la técnica secreta de aniquilación de corto alcance en todas las direcciones “Yo Soy Atómico de Todo Alcance”.

 

Ese día, la Tierra Santa fue borrada.

 

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

2 comentarios en “Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capitulo 59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s