Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capitulo 52

Capítulo 52 – La verdad en las memorias

 

“¿Kyah?!”

 

Rose cae sobre algo blando.

 

Meneando la cabeza mientras se levanta, Rose se da cuenta de que hay dos chicas inmovilizadas debajo de ella.

 

“¡Ah, lo siento mucho!”

 

“Rose-senpai, ¿puede bajarse, por favor?”

 

“Alexia-sama, por favor, absténgase de tocar cualquier lugar raro.”

 

Alexia y Natsume se miran a los ojos incluso cuando están bajo Rose.

 

Cuando Rose se levanta, los dos inmediatamente se levantan y se dan la espalda la una a la otra.

 

Rose se siente un poco triste al ver que no se llevan bien.

 

“Ustedes dos, pelear no es bueno… ¡ah!”

 

A mitad de sus palabras, Rose se da cuenta de que todas las miradas se dirigen hacia ella.

 

Este lugar es un espacio oscuro y grande. A su alrededor están todas las mujeres de negro. Entre ellas se encuentran Alpha, Epsilon y el capturado Nelson.

 

“Umm, estamos….”

 

Entendiendo que no hay manera de salir de esta situación, Rose levanta ambas manos para empezar.

 

Entonces ella fuerza una sonrisa en su rostro, tratando de apelar al enemigo su falta de hostilidad.

 

Junto a ella, Natsume-sensei está temblando de miedo. En el momento en que Rose piensa que debe hacer algo, Alexia da un paso adelante sin problemas.

 

“Disculpen, tropezamos y caímos. La puerta estaba justo enfrente de nosotros, no había nada que pudiéramos haber hecho”.

 

Ahora Rose aprende que la persuasión consiste en tener una actitud confiada.

 

Incluso si es una mentira descarada, al decirlo con la confianza de un rey demonio, se vuelve extremadamente problemático refutarlo.

 

Er, seguro, vamos con eso entonces’ es la actitud con la que todo el mundo está mirando a Alexia.

 

“Muy bien, pueden venir todos. Pero manténgase en silencio, no toque nada y no se alejen. Tal vez esto es algo que todos ustedes también deberían saber”.

 

Eso dice Alpha después de echar un vistazo a Alexia. Inmediatamente después comienza a impartir instrucciones, tras lo cual las mujeres de negro se dispersan.

 

Alexia agarra una ligera pose de valor y murmura “¡Lo hice!”

 

Ahora los únicos que quedan son Alpha, Nelson, Rose, Alexia, Natsume y una mujer de negro aún no identificada que no es Epsilon.

 

“¿Cuáles son sus intenciones al hacer todo esto?”

 

Nelson mira a Alpha con la mirada fija de la mujer de negro.

 

Por alguna razón, todos están seguros de que Alpha está sonriendo debajo de su máscara.

 

“Se dice que hace mucho tiempo, el héroe Olivie le cortó el brazo derecho al demonio Diabolos y lo selló en esta tierra.”

 

“¿Qué pasa con eso? ¿Viniste en busca de ese brazo?”

 

Nelson se burla de ella.

 

“Eso también suena interesante, pero… no es lo que queremos saber. Estamos aquí en busca de información sobre la Orden de  Diabolos”.

 

Alexia reacciona a la mención de la Orden de Diabolos. Rose se fija en el borde de sus ojos y la mirada de Alexia se vuelve sombría.

 

“Lo que sea que eso signifique….”

 

“Sabemos que no pueden respondernos. Por eso estamos aquí, en persona. En busca de la verdad que ha sido enterrada en la oscuridad de la historia.”

 

Alpha se da la vuelta y camina hacia una gran estatua. El taconeo de sus tacones resuena en la espaciosa zona.

 

“Así que, una estatua de la heroína* Olivie.” (EZ: Por razones de neutralidad en la palabra en el japonés (sea Yuusha o Eiyuu) no se sabía hasta ahora que mencionan su género un poco más adelante)

 

Las palabras de Alpha hacen que Rose incline su cabeza en perplejidad.

 

“¿Heroína Olivie*…? Pero Olivie era un hombre, ¿no?”

 

La estatua que Alpha había identificado como la de la heroína es la figura de una mujer blandiendo una espada. Una bella, galante, casi divina, figura de una mujer guerrera.

 

“Ya tenemos una comprensión general de todo. Todo lo que nos faltaba eran pruebas sólidas. La verdad del pasado, el verdadero objetivo de la Orden, y…”

 

Alpha extiende la mano hacia la estatua y le acaricia suavemente la mejilla.

 

“……Por qué tengo exactamente el mismo rostro que el de la heroína Olivie.”

 

En ese momento, se da la vuelta y se le quita la máscara de la cara.

 

“¿Una Elfa….?”

 

Nadie sabe de quién fue ese murmullo.

 

No obstante, a cada persona le fue robado el aliento por su belleza, todo mientras llegaban a la misma conclusión. Su rostro es una copia exacta del rostro de esa estatua.

 

“No me digas que eres de los elfos… pero se suponía que habías manifestado posesión demoníaca y que habías muerto…”

 

“Así que sabes algo después de todo.”

 

“……!”

 

Nelson se apresura a cerrar la boca.

 

“Ya sabemos la verdad de la ‘posesión demoníaca'”. Para la Orden que desea controlar el orden mundial, nuestra existencia debe ser una espina clavada en su costado, ¿no?”

 

Nelson mantiene la mirada baja y permanece en silencio.

 

Rose no tiene idea de lo que están hablando. Pero ella ve que Alexia parece tener al menos algo de comprensión, y Alpha no parece estar diciendo tonterías absolutas.

 

Una organización con tal poder no se estaría metiendo en la arqueología como un mero pasatiempo. Debe haber una razón enorme. La razón de Jardin de las Sombras. Y quizás también, la razón de la Orden de los Diabolos.

 

El reciente incidente del ataque a la academia aparece en la mente de Rose. No hay manera de que eso no estuviera relacionado.

 

Dos organizaciones gigantescas están envueltas en una lucha épica oculta a la vista de la gente común. Rose se encuentra temblando al darse cuenta de esto.

 

Si llega un momento en que su batalla se intensifique, ¿cómo pueden los países que ignoran su existencia hacer frente a las consecuencias?

 

“También sabemos que el objetivo de la Orden no es simplemente el renacimiento del demonio. Pero no teníamos pruebas. Así que, todos, vayamos todos juntos y veámoslo por nosotros mismos.”

 

Después de decir eso, Alpha vierte magia en la estatua. La densidad creciente de la magia hace que el aire mismo tiemble.

 

“Tanta magia…. realmente tienes la posesión demoníaca. ¿Despertaste sola….?”

 

Esa cantidad absolutamente inaudita de magia hace que escalofríos corran por la columna vertebral de Rose. Si esta mujer vuelve la punta de su espada contra un país, ¿cuánto tendría que perder ese país para detenerla?

 

“Hace mucho, mucho tiempo, hubo una gran batalla que ocurrió en esta tierra. Los héroes sellaron al demonio, y se perdieron innumerables vidas. La magia de los héroes y los demonios se mezcló y se reunió en un remolino, que también succionó y selló los recuerdos que no tenían adónde ir. En resumen, este lugar es una tumba donde yacen los recuerdos antiguos y los rencores del demonio”.

 

La estatua comienza a brillar en respuesta a la magia. Luego flotan caracteres del lenguaje antiguo, que envuelven la estatua en un arco iris de colores.

 

“Heroína Olivie. Pensé que me responderías”.

 

Ahí aparece la heroína Olivie, que parece como una imagen en un espejo de Alpha.

 

“¿Qué demonios…? ¿Cómo puede ser esto….?”

 

Las piernas de Nelson están temblando.

 

Olivie les da la espalda a Rose y a los demás y empieza a caminar. La dirección hacia la que se dirige se tiñe poco a poco con una luz que empieza a extenderse por todas partes.

 

“Vamos, hagamos un viaje al mundo de los cuentos de hadas.”

 

La voz de Alpha es lo último que queda cuando todo desaparece en medio de una luz cegadora.

 

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

3 comentarios en “Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute! – Capitulo 52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s