Kami to yoba re, Maou to Yobarete mo – Capítulo 23

Capítulo 23 – Bendecidos

 

Ha pasado bastante tiempo, desde que la religión de la Diosa fue restaurada, el mundo ha estado principalmente bajo la administración de la iglesia. La mayoría de la realeza fue ejecutada y los comerciantes que alguna vez se atrevieron a mostrar sus colmillos a la diosa ya no están en este mundo.

 

En este nuevo mundo, la iglesia controlaba el flujo de toda la comunicación y la información, ya que los demonios aún acechaban las fronteras de cada país, lo que hacía imposible que los comerciantes viajaran a través de los países con sus mercancías.

 

Por supuesto, esto no se limita a la mercancía. Como la magia utilizada para la comunicación a larga distancia todavía no ha llegado a existir, el estado de las redes de información todavía estaba hecho un desastre, donde uno era completamente ajeno incluso a lo que estaba ocurriendo en un país vecino. ¿Se imaginan lo valioso que sería un “Bendecido que no fuera a ser atacado por demonios” en esta situación desesperada?

 

 

 

Un Bendecido no será atacado por demonios, digamos que hay una gran cantidad de demonios dentro de un bosque, los Bendecidos no estarán bajo el peligro de ser atacados y por lo tanto, naturalmente cayó sobre ellos el estar a cargo de la gestión de la red de información en este mundo.

 

Una persona transportaría muchos coches de maná de tamaño considerable, cada uno de los cuales llevaría una gran cantidad de suministros, a la vez que llevaría información a todo el mundo. Como resultado, la iglesia tenía una tremenda cantidad de poder y los Bendecidos eran tratados como los “Siervos de la Diosa”.

 

(EZ: OK acá comienza el POV del nuevo personaje y se los digo desde acá comiencen a odiarlo desde ya) 

 

Mis padres todavía se sienten orgullosos hasta el día de hoy cuando piensan en la época en que nací. Mis dos padres son sacerdotes capaces de ser llamados de primera clase a pesar de su corta edad y cuando eran niños, habían sido lo suficientemente inteligentes como para ser conocidos como genios.

 

Por supuesto que sus altas habilidades jugaron un papel importante, pero lo más importante fue su fe absoluta e inimaginable en la Diosa. Su inquebrantable creencia en la Diosa fue lo que los separó de otros sacerdotes y de ellos, yo nací.

 

 

 

Cuando un bebé nace en este mundo, será juzgado en cuanto a si es un Bendecido o no. La mayoría de los bebés no lo son, pero alrededor de uno en unos pocos cientos de miles a un millón, hay un bebé que tiene el poder de un Bendecido.

 

 

 

Yo fui uno de esos que nacieron como un Escaso Bendecido. Cuando mis padres se enteraron de que yo era un Bendecido, mi padre aparentemente se arrodilló en el lugar y continuó sus oraciones durante días y mi madre, que aún no había recibido tratamiento después del nacimiento, cantó himnos hasta que se desmayó. Todos mis parientes bendijeron mi nacimiento y se celebró un desfile en la ciudad.

 

 

 

Ya estaba decidido que yo, que tengo la bendición de la Diosa desde el nacimiento, me convertiría en un sacerdote especial en el futuro. Ser un sacerdote especial significaba básicamente un “boleto de vida de primera clase”, siendo tratado como especial sólo para vivir. Yo sería reconocido y elogiado sin importar lo que hiciera.

 

 

Era lo mismo que cuando entré en un seminario para la religión de la Diosa, todos los sacerdotes de primera y segunda clase que han pasado mucho tiempo como profesores en la escuela usaban honoríficos conmigo. Sin mencionar a esos sacerdotes de tercera clase que básicamente se postraban ante mí como un saludo.

 

Cualquier travesura en la que me metí nunca importó. Golpear a todos los que no me agradaban era una de mis rutinas diarias durante mis años escolares. Nunca se defenderían. Hubo un tipo que me miró una vez con odio, pero fue retenido por los maestros y expulsado por la fuerza en menos de una hora. Parece que sólo eran sus notas las que eran excelentes, sus opciones de vida eran malas.

 

 

 

Si hubiera una chica que me gustara, podría arrastrarla detrás de la escuela cuanto quisiera. La más graciosa fue cuando una chica cuyo uniforme estaba destrozado después de divertirme vino bajando la cabeza y me dijo: “Oh, Bendecido… Es un honor… Que seas tan misericordioso con alguien tan tonta como yo…. Muchísimas gracias”.

 

 

 

Mientras yo fuera un sacerdote especial, todo sería perdonado. ¿Quizás no me castiguen si es sólo por el grado de asesinato? Otros probablemente estarían satisfechos si les dijera: “Éste de aquí es un Seguidor del Maou. Por eso lo castigué”, de hecho podrían incluso tratarme como a un héroe.

 

Y después de graduarme de la escuela y de convertirme en sacerdote oficial especial… incluso podría crear un paraíso sólo para mí.

 

 

 

Los trabajos especiales de los sacerdotes son fundamentalmente la “gestión de la información y de los productos” y el “mantenimiento de la fe”. Para ser honesto, la mayoría de los sacerdotes especiales, aparte de mí, se toman su trabajo tan en serio que uno se pregunta si sus cabezas están llenas de mierda. Pero hay una minoría de sacerdotes especiales como yo.

 

Todos y cada uno de los sacerdotes especiales tienen su propio distrito a su cargo y, durante los tiempos más difíciles, cada persona estaba al parecer a cargo de muchos países diferentes. Pero bueno, ya que la cantidad de sacerdotes especiales ha ido en aumento, las cosas no se pondrán tan mal ahora, y como prueba, sólo administro dos países. Iré y vendré entre estos dos países y transportaré varios artículos e información.

 

Si ésta fuera todavía la era sin demonios, estos dos países estarían lo suficientemente cerca como para que un humano normal tardara dos días en llegar en un coche de maná. Pero ahora los demonios se amontonan alrededor de la autopista.

 

Una persona común y corriente se convertiría en carne picada si pasara con un coche de maná….. No, estaré preocupado si no lo estuvieran. Me quedaré sin trabajo si una persona normal puede atravesarla.

 

 

 

Continué por esta “peligrosa carretera” dentro del gran coche de maná. Aunque a veces veo a un demonio desde la carretera, soy muy consciente de que mientras no lo estimule, no me responderá.

 

Después de tararearme mientras me dirigía por la carretera donde no hay nadie más, pude ver a lo lejos una gran pared. Ese es uno de los países de los que estoy a cargo. El muro en sí no era tan grande, pero comparativamente hablando, era lo suficientemente bueno para un país común y corriente.

 

Como pensé que probablemente faltarían unas horas para que llegara, sonreí.

 

He traducido vagamente este término (加護者) antes, pero por ahora voy a usar Dotado. Siéntase libre de añadir cualquier sugerencia.

 

Dotado – alguien que supuestamente ha recibido la protección de la diosa y no será atacado por demonios.

(EZ: OK yo coloque Bendecidos queda un poco mejor relacionado con el tema Religioso)

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s