Kami to yoba re, Maou to Yobarete mo – Capitulo 20

Capítulo 20 – Los deseos del piloto estrella que la alcanzaron

 

Rompieron las líneas del frente una vez más. Honestamente, fueron increíbles. Y pensar que todavía había pilotos que eran capaces de jugar con la IA de esta manera.

 

Miré hacia la pantalla que mostraba la situación del campo de batalla. En el monitor se veía visiblemente un robot especializado que había llegado hasta la parte delantera de mi acorazado.

 

Originalmente, esa unidad habría sido derribada antes de que se le permitiera siquiera acercarse. Sin embargo, parecía que se trataba de una versión muy modificada. La IA que comandaba la flota tenía registros de todas las estadísticas de batalla y características de rendimiento de cada tipo de barco y unidad entre el enemigo. Utilizó esta información para ayudar a sus algoritmos de seguimiento predictivo y de puntería, que se utilizaron para derribar decisivamente a la flota enemiga con su vasto arsenal de rayos, misiles y láseres. Por lo tanto, la mayoría de los robots de la Federación fueron destruidos en el momento en que entraron al alcance de la flota terrestre. Pero las especificaciones de esta unidad eran completamente diferentes a las de las otras. No sólo era claramente más rápida y ágil que las otras máquinas, sino que el usuario que la pilotaba también era probablemente un piloto estrella.

 

Cada vez que la IA completaba su análisis del patrón de maniobras de la unidad enemiga, este piloto comenzaba un nuevo patrón, lo que hacía que el sistema fuera incapaz de seguir el ritmo. Era realmente vergonzoso que un dron como este se infiltrara en sus filas, moviéndose como un ratón. Viendo la habilidad del piloto, era comprensible por qué la IA más antigua tardaría tanto tiempo en procesar los datos y adaptarse a las capacidades del piloto.

 

Dentro del robot estaba sentado un hombre solitario, empujando su destrozado cuerpo hasta el límite, irradiando su hostilidad hacia mí. No podía ver ni una pizca de miedo ni de duda. Era como una cuchilla viviente. Una cuchilla sólo capaz de cortar a los enemigos, pero sin embargo, siempre empujando hacia adelante para derribar a sus enemigos sin importar la situación. Un hombre así, con los sentidos afilados en el filo de una cuchilla, controlaba su robot mientras derramaba lágrimas de sangre.

 

Aaah, rompió la línea de defensa otra vez.

 

Podía sentir a la IA a cargo de la flota entrando en pánico. ¡Increíble! ¡Increíble! ¡Increíble! Tal vez incluso podría llegar hasta aquí. Pero… ¿qué haría al llegar aquí?

 

Ya había investigado su unidad, pero no había ni una sola arma en el robot. Además, ni siquiera poseía una pistola o un cuchillo para defenderse.

 

¿No sería capaz de arrojarse sobre mí como mucho?

 

Aunque inferiores al buque insignia, los otros acorazados también poseían un nivel anormal de defensa. Ni siquiera habría podido arañar esos acorazados. Así que la esperanza de dañar este buque insignia gigantesco con nada más que un golpe contra el cuerpo era sólo un sueño dentro de un sueño. Por supuesto, él también debería haber sabido esto, así que ¿cuál era su plan? ¿Qué podía hacer? La fuerte hostilidad que sentía hacia mí era cierta, pero no tenía armas.

 

Era contradictorio.

 

Pero lo sabía.

 

A primera vista, puede parecer contradictorio, pero había una intención más profunda oculta tras sus acciones. Probablemente tenía un plan después de todo. Me preguntaba qué tipo de plan tendría él, que irradiaba esta luz cegadora dentro del vacío negro como el carbón del universo.

Fue emocionante.

 

Fue muy excitante.

 

Miré la pantalla con anticipación, como si estuviera a punto de recibir un regalo del que no conozco el contenido.

 

 Finalmente, me encontró.

 

Su robot ya estaba hecho trizas. El motor probablemente habría explotado en otros diez minutos. No, la unidad acribillada probablemente se habría desintegrado incluso antes de eso.

 

Estaba enviando mensajes desesperadamente a alguien. No necesitaba forzar mis oídos para escuchar todo lo que decía.

 

Sus deseos, pensamientos, determinación y plan… Lo escuché todo… y llegó… a mi corazón.

 

Ahhhh, es eso.

Tú también…

Tú también…. eres así…

 

 

Por qué?

¡¿Por qué?! ¿Por qué me fascinas tanto?

 

¡¿Quién lo iba a saber?!

¡Esa simple hostilidad! Sería tan confortable!

¡Esa inquebrantable intención asesina! ¡¡Sería tan cálida!!

Esa sólida determinación! ¡¡Sería tan seductora!!!

 

 

¡¡Grita!!

¡¡Para atacarme!!!

¡Deprisa, dilo! ¡Y atacarme!

¡Te lo ruego, no lo digas! ¡¡Sólo entrégate!!!

 

 Ahh! ¡Deseo ser testigo en el momento en que tu determinación dé fruto!

Ahh! No quiero experimentar el momento en que tu conciencia desaparezca del universo.

 

¡¡No!! ¡¡No!!

 

 ¡Puedo sentirlo! La ola de hostilidad que viene detrás de ti.

¡Puedo oírlos! Tus últimos susurros sin voz.

 

Las esperanzas de todos! ¡Se están acercando a mí!

 

Al instante siguiente, su unidad explotó al hacer contacto con el ataque total contra el buque insignia.

 

 

Aunque la flota de la federación ya había sido reducida a menos del 30% de su tamaño original, seguía siendo un ataque combinado de las varias millones de naves restantes. Los misiles y rayos, concentrados juntos en un solo bombardeo, hundieron muchos de los acorazados del Ejército Terrestre que yacían justo en su línea de fuego. Y justo después de que la masa de luz destruyera la unidad en la que el valiente piloto se sentaba, ésta cayó directamente sobre el buque insignia en el que yo estaba sentada.

 

Los escudos de energía que rodean al buque insignia trataron desesperadamente de soportar la colosal cantidad de energía que lo impactó. No obstante, incluso esta poderosa barrera, con sus muchas capas y refuerzos, fue finalmente penetrada por este último asalto desesperado.

 

Toda la determinación del piloto, la hostilidad de la federación y el poder de fuego de su flota se estrellaron en oleadas contra el puente del buque insignia en el que yo estaba sentada (TLN: el puente de un barco es la sala o plataforma desde la que se puede comandar el barco).

 

La conmoción fue tremenda. Rompiendo la barrera, el rayo perforó la armadura del puente, dejando atrás un gran agujero y causando una explosión dentro de la habitación del comandante donde estaba el yo. Varios objetos volaban por todas partes, ensuciando el interior de la habitación.

 

Pero momentos después, el buque insignia comenzó su reparación automática. La sala destruida comenzó espontáneamente su auto-restauración; los objetos dispersos volvieron a su posición original y los circuitos desconectados se conectaron de nuevo a sus consolas y ordenadores originales al serpentear por la sala, reviviendo las distintas pantallas de visualización. Todos los sistemas del buque insignia habían sido reparados pocos minutos después del ataque. El pequeño agujero hecho en la armadura fue arreglado, y ya no quedaban señales de que el buque insignia hubiera recibido algún daño.

 

…Sí…. no había daños en el “buque insignia”.

 

 

 

 

 

Correcciones en los Comentarios / EZ: Próximo Cap nuestra Loli enloquece un ´´poco ´´


AnteriorIndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s