Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 01 – Capítulo 01

Capítulo 01 – Maomao

 

 (Quiero comer kushiyaki al aire libre…)[T/N: brochetas de carne y verduras a la parrilla]

 

Maomao (猫猫, Mao Mao en chino) suspiró mientras miraba al deprimente cielo.

El mundo que la rodeaba era el más hermoso de todos los lugares en los que ha estado. Y sin embargo, también estaba entre la escoria embarrada que se retorcía de miasma.

 

 (Ya han pasado tres meses? Me pregunto si papá está comiendo.)

 

No hace mucho tiempo que fue secuestrada por aldeanos con los nombres de Ichi (壱, uno), Ni (弐, dos), y San (参, tres) cuando salió a buscar hierbas medicinales en el bosque.

 

Había sido una caza matrimonial realmente formidable y extremadamente molesta, en resumen, una captura matrimonial. Habían sido cazadores de mujeres para la corte imperial.

 

Bueno, le están pagando, y si trabajara durante dos años, podría volver a la ciudad. El lugar en sí no era tan malo para trabajar, pero eso dependía de la persona.

Para Maomao, que vivía como farmacéutica, era una molestia.

 

Si los secuestradores capturaban jóvenes doncellas y las vendía a los eunucos para sus gastos de alcohol, o si estas doncellas eran vendidas como sustitutas de sus propias hijas – a Maomao no le importaba. Cualquiera que fuera la razón, no cambiaba el hecho de que ella se viera envuelta en esto.

 

Si no fuera por esto, no querría tener nada que ver con el palacio interior.

 

 

Las sonrisas en las damas del palacio, vestidas con ropa hermosa, maquillaje empalagoso y perfumes eran superficiales.

 

Eso es lo que la farmacéutica pensó cuando ella llegó aquí – que no hay veneno tan aterrador como la sonrisa de una mujer.

Que no había diferencia entre la corte donde vivían los funcionarios de la corte y el distrito de placer bajo el palacio.

 

Levantó la cesta de la ropa sucia que había dejado a sus pies y se dirigió hacia el interior del edificio. A diferencia del exterior, el patio, de mal gusto, tenía una piscina de piedra pavimentada, donde los sirvientes, que no eran ni hombres ni mujeres, lavaban una gran cantidad de ropa.

 

 

El palacio interior prohíbe el acceso a los hombres. Los únicos que podían entrar eran los nobles de alto rango del país, sus parientes de sangre y los hombres que habían perdido su parte más importante. Por supuesto, los que trabajaban allí eran los últimos.

Aunque es retorcido, debe haber sido así porque hay una razón para ello, supuso Maomao.

 

Cuando dejó la cesta, miró las filas de cestas en el edificio cercano. No eran trapos sucios, sólo ropa tendida al sol.

 

Miró la etiqueta de madera que estaba pegada al mango. Tenía un dibujo de una planta y un número.

 

Entre las damas del palacio, también hay quienes no sabían leer, como las que también fueron secuestradas. Antes de ser llevadas a la corte imperial, se les enseñaba la etiqueta mínima, pero era difícil cuando se trataba de alfabetización. Sería mejor si la tasa de alfabetización de las niñas del campo fuera superior al cincuenta por ciento.

 

Se puede decir que es una práctica malvada del palacio interior que se ha extendido demasiado – aunque los números en el lugar han aumentado, su calidad es pobre.

 

Aunque no puede compararse con el jardín de flores del anterior emperador, el actual es una gran familia que constaba de dos mil consortes y damas de palacio, y tres mil eunucos en total.

 

De esos números, Maomao es una de las sirvientas de menor rango. Ni siquiera recibió un puesto en el gobierno. En especial, le faltaba apoyo, lo cual es un hecho para una chica que ha sido secuestrada y obligada a hacer las cuentas. Bueno, si tan solo tuviese un cuerpo regordete como la peonía de un árbol y una piel blanca como la luna llena, entonces podría haber tenido la oportunidad de servir a una consorte de bajo rango, pero Maomao solo tenía una saludable piel (EZ: Osea piel medio Oscura) recubierta de pecas y extremidades que son como ramas marchitas.

 

(Terminemos con este trabajo.)

 

Después de que Maomao localizara la canasta con la etiqueta que había sido pintada con flores de ciruelo y `Uno-Siete’, aceleró su ritmo. Quería volver a su habitación antes de que el cielo nublado empezara a llorar.

 

 

La dueña de la canasta de lavandería es una consorte de bajo rango. En comparación con otras con la misma clasificación, la calidad de los muebles de su habitación privada es magnífica pero demasiado extravagante. De una forma u otra, se rindió a la expectativa de que la dueña de la habitación es la hija de un rico comerciante. Es posible que quienes tengan cierto rango tengan una sirvienta – a las consortes de bajo rango se les permiten dos como máximo. Por eso las sirvientas como Maomao, que no servían a un amo, lavan la ropa de esta forma.

 

A las consortes de bajo rango se les permite una habitación personal dentro del palacio interior, pero como están situadas en el borde de los terrenos del palacio, rara vez captan la atención del emperador. Aún así, si a una consorte se le ordena que la acompañe a su cama aunque sea una sola vez, ella puede cambiar de habitación. Una segunda vez elegida significa una promoción.

 

Por otro lado, las consortes que superen la edad adecuada sin mover el dedo índice -limitado a aquellas cuyas familias no tienen un poder político sustancial- verían sus filas reducidas. En el peor de los casos, podrían terminar siendo concedidas. Si eso era desafortunado dependía de la persona – parece que para las damas del palacio, era muy aterrador para ellas ser otorgadas a un eunuco.

 

Maomao golpeó ligeramente a la puerta.

 

“Deja eso ahí”.

 

La sirvienta que abrió la puerta respondió bruscamente.

 

En el interior había una consorte con aroma azucarada que agitaba una copa de vino.

Antes de entrar al palacio interior, se le alabó por tener una bella figura.  Después de todo, ella era como una rana en un pozo. Después de haber sido dominada por las otras hermosas flores y de haber aplastado su orgullo, no había tratado de salir de su habitación últimamente.

 

(Nadie vendrá por ti si solo te quedas dentro.)

 

 

Maomao recibió la ropa de la habitación de al lado y regresó a la lavandería.

 

Todavía quedaba mucho trabajo por hacer.

No era que le gustara. Planeaba trabajar por su paga.

 

Diligente por naturaleza, esa era la antigua farmacéutica Maomao.

 

Eventualmente podría irse si trabajaba obedientemente.

De ninguna manera sería elegida como amante. Eso sería imposible.

 

Lamentablemente, se puede decir que los pensamientos de Maomao eran demasiado optimistas.

Nadie sabe qué va a pasar. Así es la vida.

 

 

Para ser una doncella de diecisiete años, poseía una mentalidad perspicaz.

Aun así, tenía algo que no podía controlar.

 

Su curiosidad y la sed de conocimiento.

 

Y, su pequeño sentido de la justicia.

En un par de días, Maomao se verá expuesto a la extraña verdad.

Las muertes en serie de los niños nacidos en el interior del palacio.

Para Maomao, lo que llamaron la Maldición de la Concubina Anterior no era extraño ni nada en absoluto.

Como probablemente todos ustedes saben, Kusuriya no Hitorigoto es una novela japonesa basada en la antigua China. Por lo tanto, probablemente también se dará cuenta de que los nombres son todas las transliteraciones japonesas de palabras chinas.

 

Nota: aunque realmente es una mezcla entre la lectura real en chino transliterada lo mejor posible al sistema de sonido japonés, o la lectura en chino japonés (on’yomi) del kanji. No hay un patrón claro; el mismo personaje chino utilizado puede tener una pronunciación diferente entre los diferentes personajes de la historia – un buen ejemplo: Ruomen y Rakan → Ruo (Luo) y Ra son ambos 『羅』.

 

Tengo la intención de mantenerlas como la transliteración japonesa (cómo el autor había escrito la pronunciación en furigana) para que coincida con la de una novela japonesa (y porque es más fácil tratar los temas mencionados anteriormente), pero para las personas que tienen curiosidad por saber cuáles son los nombres en chino (romanizado al inglés), la lista está aquí.

 

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


Indice – Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s