I Became the Hero’s Bride – Capítulo 02

Capítulo 02 – ¿Te has vuelto loco?

 

El año que sea de un rey de lo que sea que reine. Un día, en la famosa atracción turística que era el castillo de la reina demonio, se rompió el sello de la reina demonio. Parecía que un turista había quitado accidentalmente el sello de la reina demonio para llevárselo a casa como recuerdo. La reina demonio no sellada reunió a sus fuerzas dispersas, y se alzó con el castillo de la reina demonio como base.

 

La reina demonio, muy parecida a la perra sedienta que los libros de historia que hicieron de ella, secuestró a los jóvenes del reino e inició una fiesta desbordante de rosas (1) El reino, enfurecido, decidió llevar a cabo el ritual de invocación de héroes para traer a un héroe de un mundo en el que se decía que se reunían los Héroes.

 

El ritual fue un éxito, y el joven héroe vestido de forma extraña `Park Minwoo’ fue convocado. No obstante, en contra de las esperanzas del reino, Park Minwoo se embriagó de chuunibyou y provocó todo tipo de problemas, mientras tanto, la sedienta reina demonio, al darse cuenta de que no tenía príncipes en su colección, creó el incidente en el que se robó al príncipe conocido como el tesoro del reino, el príncipe Clarice.

 

El héroe menospreciado Park Minwoo recibió una sola espada de madera y se fue en una aventura como si lo estuvieran echando. Todos esperaban que el viaje del héroe Park Minwoo terminara en fracaso, pero al contrario de lo que esperaban, para salvar a la única persona que lo trató amablemente en el otro mundo extraño, tuvo que soportar duras pruebas y tentaciones, madurando en el proceso. Y así Park Minwoo derrotó a la reina demonio y regresó con orgullo como un verdadero héroe que había salvado al príncipe.

 

Y ahora, cuando todo se había resuelto pacíficamente.

 

El Palacio se enfrentaba a otro problema.

 

“¿No ha expulsado ya el reino al héroe una vez? ¡Quién sabe qué resentimiento podría tener si lo ignoramos de nuevo!”

 

“Pero si le damos poder ahora, entonces seguramente habrá problemas en el futuro. Incluso ahora puedes escuchar a las personas entonar su nombre tan pronto como salgas del palacio, ¿quién sabe lo que harían bajo sus órdenes?”.

 

Ni el Primer Ministro ni el Comandante en Jefe cedieron el uno al otro en sus argumentos. Atrapado entre ellos, el rey gimió con una mano plantada en su frente.

 

En la actualidad, el palacio se enfrentaba a un problema que podría decirse que era aún más problemático que la de la reina demonio.

 

Era cómo tratar con el héroe. Habiendo regresado de derrotar a la reina demonio, ante las fervientes súplicas del príncipe Clarice, que había dicho que quería cuidar a su benefactor, vivía actualmente en el palacio. Quizás se debía a la forma tan fría en que le habían tratado en el pasado, pero el palacio estaba en conflicto consigo mismo en la silla caliente.

 

Aunque por el momento permanecía en paz, no había forma de que pudieran alojar cómodamente al héroe que tenía una fuerza aún mayor que la de la reina demonio.

 

Tanto si lo dejaban en el castillo como estaba, o bien si le daban un título y lo enviaban a otras tierras, o si confiaban en su sinceridad y le daban el mando del palacio, las opiniones eran lanzadas en torno a la mesa de debate.

 

Cuando el debate se acaloró y el rey estaba a punto de decir a sus consejeros que se calmaran, el Ministro del Interior, que había estado callado hasta ahora, ofreció una sugerencia.

 

“Su Majestad, ¿qué tal un matrimonio entre él y la realeza?”

“¿Matrimonio?”

 

Ambos lados de la mesa dirigieron su mirada hacia él.

 

“Sí. Si el héroe forma parte de la familia real, no podrá mostrar sus colmillos tan fácilmente.”

“Hohhhh…”

“Además, bajo la excusa de cuidar al héroe que ahora forma parte de la familia, será más fácil ponerlo bajo nuestra vigilancia.”

 

“Un buen plan. Como se esperaba del Ministro del Interior.”

“Tu siervo está agradecido por tus alabanzas.”

 

El Ministro del Interior miró al Primer Ministro y al Comandante en Jefe y sonrió, encogiendo los hombros. Ho! Cuando los dos soltaron ruidos irritantes, el rey se frotó la barbilla y dijo.

 

“Pero sólo tengo príncipes, así que, ¿cómo podría funcionar….”

“Entonces, el lado de la familia de Su Majestad…”

“Su Majestad se casó con la familia de Su Majestad, así que no son de la realeza, ¿verdad?”

 

“Me temo que el Ministro del Interior se ha hecho tan viejo que ha olvidado cómo funcionaban los títulos.”

 

El Primer Ministro y el Comandante en Jefe sonrieron juntos. Una vena sobresalía de la arrugada frente del Ministro del Interior.

 

El rey suspiró como si realmente lo lamentara.

 

“Huuuhh, no es como si pudiera atrapar al héroe en un matrimonio gay con el príncipe…”

 

¡Flash!

Como golpeado por un rayo, el rey gritó: ‘¡Eso es!’

 

“¿Qué tal si convertimos al príncipe en una chica y la casamos con el héroe?”

 

…………..eh?

Con esas brillantes y estúpidas palabras, la sala se quedó en silencio como si hubieran sido rociadas con agua fría. Mientras se miraban, parecía que todos pensaban lo mismo. Todos los consejeros se miraron unos a otros y esperaron que los representaran a todos.

 

Al final, el Ministro del Interior, que había sugerido la idea por primera vez, abrió la boca de mala gana, como si se hubiera visto obligado a comer mostaza.

 

“Su Majestad. ¿Puede este desvergonzado sirviente tener permiso para hacerle una pregunta?”

“Hoho, pensar que te llamarías a ti mismo desvergonzado, qué raro.”

 

Las cejas del rey se movieron como para animarlo a seguir adelante.

 

“Su Majestad”.

“¿Hmm?”

 

Con cara de preocupación, preguntó el Ministro del Interior.

 

“¿Te has vuelto loco?”

 

Ante estas directas palabras que se podrían llamar desvergonzadas, el rey no pudo evitar reírse. Los consejeros, que finalmente se dieron cuenta de la broma, se relajaron. Dicen que la risa es contagiosa. La sala de reuniones donde se podía escuchar a alguien tragar estaba inundada de risas.

 

Hahahahahaha.

Kukukukuku.

 

El Primer Ministro que se había estado riendo golpeó la mesa.

 

“Como se esperaba de Su Majestad. Su humor está en otro nivel! Por un momento pensé que hablabas en serio!”

 

El Ministro del Interior, que había estado agarrando su barriga, aplaudió.

 

“Ya que estamos, ¿qué tal si compilamos las bromas de Su Majestad en un libro? ¡El tesoro se desbordará de dinero!”

 

Con esas palabras las personas empezaron a levantar las manos a diestra y siniestra.

 

“¡Resérvame un volumen!”

“¡Hey ahora! ¿Qué pasa con un solo volumen? ¡Deberías pedir al menos diez para toda tu familia!”

 

Hahahahahaha

Kukukukuku

 

La cara del rey se tornó firme.

 

“¿Hablo en serio?”

 

La sala de los cacahuetes se congeló al instante.

 

***

 

El Palacio Rien donde residían los príncipes. En una habitación de la parte más profunda del palacio, estaba el que había pasado por la experiencia de haber sido secuestrado por la reina demonio, el quinto príncipe Clarice, estaba siendo protegido.

“Padre. Tu hijo Clarice te saluda.”

 

Cuando su padre el rey vino a visitarlo, Clarice lo saludo según el protocolo. La modesta personalidad que permaneció inalterable incluso después del sufrimiento a manos de la reina demonio era adecuada para el llamado tesoro del reino. En contraste, su apariencia que se asemejaba a la de la reina le daba una lamentable aura, que conmovía el corazón de todos los que lo veían.

 

“¿Tu cuerpo está bien?”

“Sí. Todo gracias a mi padre y a todos los demás, y… el héroe que me ha cuidado.”

 

El ligero enrojecimiento de felicidad que resplandecía en el rostro de Clarice cuando mencionó al héroe no pasó desapercibido para el rey.

 

“Bueno, todavía está en el reino debido a que alguien le suplicó y le rogó que se quedara, ¿no es obvio?”

 

“¡Padre!”

 

Clarice se sonrojó intensamente como si realmente estuviera avergonzado. Riendo alegremente, el rey se preguntaba,

 

(Es realmente mi hijo, pero a veces me pregunto si realmente es un hijo.)

 

“Clarice. ¿Te gusta tanto el héroe?”

“….lo anhelo.”

 

Esa era la verdad. A diferencia de él, que sólo había crecido protegido como una flor en un invernadero debido a su condición de príncipe, no podía olvidar la figura que andaba por ahí (=chuunibyou) a pesar de estar en un mundo extraño, mientras recibía el desprecio de los que lo rodeaban y de ser ignorado por los que estaban a su alrededor.

 

Nunca podría haber hecho eso si hubiera estado en su lugar. No habría podido aventurarse con una sola espada, ni habría podido entrar en el castillo de la reina demonio y gritar su nombre delante de todos esos demonios, mientras gritaba valientemente que había venido a salvarlo.

 

Para Clarice, el héroe Park Minwoo era su respetado ídolo.

 

“Hm… anhelo, dices. ¿Cuánto?”

“¿Cuánto?”

“Sí. Por ejemplo…”

 

El rey preguntó con una leve insinuación.

 

“¿Querrías casarte con el héroe si fueras una mujer?”

“¡¿Ehhhhh?!”

 

Clarice saltó con la cara sonrojada de un rojo brillante. Fue una reacción en la que no se podía saber si le gustaba la idea o no. El rey lo incitó y tiró más carnada.

 

“Noooooo~ el héroe es un hombre brillante incluso para tu padre, entonces por qué no. Si fueras una mujer, eso es”.

 

“Eso…”

“¿Te disgusta la idea?”

“Nooo… No es que no me guste la idea. No, eso no significa que me guste tampoco…”

 

Clarice vaciló con la cara sonrojada como si fuera a estallar en cualquier momento. Su cabeza giraba con sorpresa y vergüenza. ¿Por qué papá me pregunta esto de repente?

 

“Escoge uno u otro. Clarice.”

“Uhh. Padre, ¿tengo que responder?”

“Mm.”

 

El rey asintió con una severa expresión. Sería bueno que se ocupara de los asuntos nacionales con ese entusiasmo.

 

Como para tragarse su vergüenza, cerró bien los ojos antes de murmurar en voz baja.

 

“…….sí.”

“¿Hm? ¿Quieres casarte con él?”

“M, matrimonio…. El héroe es… una persona increíble.”

 

Estaba tan avergonzado que sentía que estaba a punto de morir. Pero mientras el rey sonreía astutamente y respondía a su vez, Clarice se quedó inmóvil de inmediato.

 

“Entonces hazlo.”

 

???????

 

Clarice se planteó un gran número de dudas.

 

“¿Eh?”

“Entonces comprométete con el héroe. Este padre te apoyará”.

 

??????

 

Clarice se planteó un gran número de dudas.

 

“¿Eh?”

“Sé que me has oído. No finjas que no lo has hecho”.

 

Ese no era el problema.

 

“Te escuché, pero no entiendo…. Por favor, regaña a tu estúpido hijo”.

 

Y así el rey lo explicó lenta y claramente para que incluso un tonto hijo pudiera entenderlo.

 

“Me pondré en contacto con un sabio para crear una poción de cambio de sexo, luego la beberás, te convertirás en una mujer y te comprometerás con el héroe. Este padre te ayudará”.

 

Como si lo hubiera entendido, Clarice asintió y le preguntó.

 

“Padre. Este hijo desvergonzado quiere tener permiso para hacerte una pregunta.”

“Hoho. Hay muchas personas que piden solicitudes descaradas hoy.”

 

Las cejas del rey se movieron como para animarlo a seguir adelante.

 

“Padre”.

“Mm.”

 

 

Parecía muy preocupado, preguntó Clarice.

 

“¿Te has vuelto loco?”

 

 

 

Notas del autor:

¡Creo que se ha vuelto loco de verdad!

 

(1) …No estoy exactamente seguro, pero en el contexto de algunos de los siguientes capítulos, creo que esto implica que el rey demonio era un fujoshi e hizo cosas muy fujoshi.

 

EZ: Aca no me quedo claro al principio pero en el segundo capítulo si es una reina demonio no un Rey demonio no lo notaran porque ya lo corregí, pero en ingles está escrito rey demonio pero esta misma es mujer

 

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndice – Siguiente

Un comentario en “I Became the Hero’s Bride – Capítulo 02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s