Isekai Shoukan ga Oosugite Megami-sama ga Buchigiremashita – Capítulo 31

Capítulo 31 – Afro Bomber (No hay un significado particular)

 

Espadachín.

La palabra ‘espadachín’ abarca un rango enorme, ya que a menudo hay varias escuelas de espadachines para cada tipo de espada, y hay realmente una enorme variedad de espadas.

 

Especialmente para Japón, incluso después de la introducción de las pistolas, la esgrima continuó desarrollándose, de tal manera que alrededor de la era Edo se decía que existían 700 escuelas.

 

Por el contrario, en Occidente, el desarrollo del arma y la pólvora hizo que las espadas se volvieran obsoletas, y ahora las innumerables técnicas perdidas son temas de debate para historiadores e investigadores.

 

Pues bien, en cuanto a Graios, que procedía de un mundo con una cultura similar a la occidental, su estilo de lucha se desarrolló y pulió en los campos de batalla, y no puede decirse que fuera elegante en absoluto.

 

Patear es sólo el principio. Usar la espada en su mano izquierda para suprimir la espada de su oponente y luego golpear con su mano derecha, dar un cabezazo como una finta y luego morder la cara de su oponente. Hace casi todo lo que quiere.

 

Pero con eso dicho, normalmente se enfrenta a gente a la que no puede herir, como Adachi-kun y la joven Yayoi-san, así que se dedica a ese tipo de lucha.

 

Entonces, ¿qué pasaría si tuviera un oponente de práctica contra quien no tiene que contenerse, a quien no sería un problema reducir a harapos?

 

“…. (Sessha) ahora entiendo que he subestimado severamente la cosa llamada ‘batalla’.”

 

Actualmente se refleja en los ojos de la samurai nekomimi un antiguo ikemen colapsado en un trágico montículo.

 

Es el hijo de un duque del Imperio de Fitzgald, Roman-san. El equipo de protección que fue medio forzado a ponerse está ahora rasgado hasta el punto de que sirve tanto como si estuviera desnudo, y sería más difícil encontrar una mancha en su cuerpo que no esté magullada o herida de ninguna manera.

 

Luego está el ex emperador que, a pesar de parecer tranquilo, en realidad está sudando sudor frío al darse cuenta de que probablemente fue demasiado lejos.

 

Al parecer, debido a que Roman hizo una exhibición que podría reflejarse como la vergüenza de su madre patria, Graios condujo un poco más allá de lo que su edad recomendaría.

 

Fue golpeado con una vara por precaución y reacciono retorciéndose un poco, así que afortunadamente sigue vivo.

 

“¿Qué hago con esto degozaru?”

“Ahh, creo que Shiina es experta en magia curativa?”

 

“¿Piensas traer esto de vuelta como lo es Degozaru? Cuando vea esto, Shiina-dono probablemente arrojará su trueno sobre ti, Degozaru”.

 

Yayoi-san está tratando con indiferencia a Roman-san de forma bastante horrible con la elección del pronombre (esto o eso), pero su preocupación es una completamente válida.

 

Aun Shiina-san que generalmente se controla a sí misma. Si se entera de que Graios se olvido de sí mismo mientras `Disfrutaba y se emocionaba”, seguro que le dejaria caer truenos (magia) en la cabeza mientras sonríe.

 

“……. Yayoi. ¿No eras un estudiante de intercambio en la Academia de Magia?”

“¿Ahora te vuelves hacia mí? Estoy especializado en magia de combate, y no soy tan buena en magia curativa degozaru. Pero bueno, está bien, déjame intentarlo. Oh diosa, por favor muestra tu misericordia y escucha nuestro lamento.”

 

A pesar de que se quejaba, Yayoi inmediatamente empezó a entonar cánticos como si ya hubiera esperado que esto sucediera.

 

Cuando se concentra, sus nekomimi que se mueven y giran como si buscaran en su entorno son tan adorables como siempre. Pero se está concentrando, así que no los toquemos, no importa lo lindos que sean.

 

“Por favor, envuelve tus manos alrededor de estas heridas y asegure la curación de aquellos que han sido derribados.”

 

Cuando termina de entonar, extiende las manos, y una suave luz envuelve a Roman-san y cura sus heridas.

 

“Uu…….. este lugar es……. Pensé que había muerto de la tortura de un demonio del infierno.”

“¿Quién es un demonio?”

 

Entonces Roman-san inmediatamente pisa una mina terrestre justo después de volver en sí. El indicador de ira del antiguo emperador, que ya debería haberse vaciado por completo, se enciende de nuevo.

 

“……. ¿Fuiste tú quien me salvó?”

“Umu. No podríamos dejarte así. Si has aprendido la lección esta vez, sé más consciente de tu discurso y conducta de aquí en adelante…”

 

“……. Diosa.”

“-goza?!”

El repentino comentario retardado de Roman hace que Yayoi retroceda reflexivamente con las dos orejas y la cola volteadas.

 

“Oro y azul. A pesar de contener una agudeza bestial en sus pupilas, en ella habita la verdadera misericordia y la benevolencia. ¡Ahh, mi diosa! ¡En este mismo momento, he encontrado mi destino!”

 

“Te recomiendo fuertemente que tomes ese destino barato tuyo y lo tires por el retrete Degozaru.”

 

Roman-san blande los brazos y hace gestos como el protagonista de una obra, pero el señor Yayoi, que actualmente está enamorado en modo de enfriamiento tras una reciente angustia, simplemente le replica (tsukkomi-sanea) con calma.

 

La fuerte diferencia de temperatura es casi suficiente para generar un tornado.

La popularidad de Miina fue culpa de la bendición de Afrodita-sama, pero aparentemente la facilidad con la que se enamoró Roman-san fue todo suyo desde el principio.

 

Las penurias de su ex prometida Wilhelmina-san se pueden imaginar. ¿Quién puede culparla por hacer una pose de valor al enterarse de la repentina desaparición de su prometido?

 

“Oh, diosa. Si te gusta, por favor, permíteme besar el dorso de tu mano.”

“Me niego absolutamente Degozaru.”

“¡Ohh! ¡Qué modesta eres! Entonces, al menos, por favor, presta atención a mi canción de amor, ¡oh, preciosa!”

 

“Graios-san, por favor, pásame el shinai.”

“No hay necesidad de ser reservada. Aquí hay una espada de madera.”

 

Yayoi-san adopta tranquilamente una postura con la espada de madera mientras se enfrenta a roman-san cuya pasión ha empezado a arder en llamas. La segunda ronda entre el deplorable ikemen y la samurai nekomimi acaba de empezar.

 

… Hoy también, Japón está en paz.

 

“… ¿Qué pasa con él?  ¿Ese Afro lo está haciendo otra vez?”

“Desafortunadamente, este es su yo habitual.”

 

A Amaterasu le repugna el insoportable espectáculo de Roman-san, mientras que Tsukuyomi-sama confirma tranquilamente la desafortunada verdad.

 

Afrodita-sama ha conseguido la reputación de interferir donde no se la necesita, pero esta vez es inocente.

 

“Pero con Afro e Ishtar (1)*, ¿por qué las deidades del amor causan tantos problemas? …no tenemos una deidad de amor, ¿verdad?”

“No no la tenemos, así que puedes estar tranquila.”

 

Aunque a algunos pueda sorprenderles, el panteón japonés realmente no tiene ninguna deidad de amor, a pesar de tener una de ellas para hacer de intermediario.

 

Hay una diosa que se hace llamar Ehime (2)*, pero el carácter de “amor” en su nombre es porque es encantadora y no porque gobierne sobre el amor.

 

“Más bien, no son sólo deidades del amor, todos los dioses y diosas causan problemas con frecuencia, ¿verdad?”

 

“Por favor, no me lo recuerdes. ¡¡Perderé la confianza en mi propia existencia!!!”

 

Tsukuyomi-sama es habitualmente sereno y amante del Yuri, mientras que Amaterasu-sama habitualmente suele ridiculizarse a si misma.

 

… Hoy también Takamagahara está en paz.

 

1 Ishtar, también llamada Inanna, aparentemente hizo una tonelada de mierda, incluyendo robar, apoderarse de los dominios de otras deidades, destruir cosas, matar a otros, y es retratada en la Épica de Gilgamesh como una malcriada y exaltada mujer fatal que exige que Gilgamesh sea su consorte.

 

2 Según la leyenda, Izanagi e Izanami nacieron en las ocho islas de Japón, siendo la segunda Iyo-no-futana-no-shima (es decir, Shikoku), que tenía cuatro caras, una de las cuales es Ehime.

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s