Isekai Shoukan ga Oosugite Megami-sama ga Buchigiremashita – Capítulo 24

Capítulo 24 – JSDF (Colección de Weirdos)

(EZ: Colección de raros)

Kendo.

Una forma de artes marciales que es casi representativa de Japón. Se dice que se centra no tanto en derrotar al oponente, sino más bien en el respeto mutuo y en ayudar a la otra persona a mejorar mientras te hacen lo mismo a ti. La frase bien conocida que mejor resume este concepto es “empezar con una reverencia y terminar con una reverencia”.

 

Pero si uno se pregunta si eso hace que el kendo sea práctico o no, la respuesta indudablemente sería sí.

Todo el mundo ya conoce las tres posturas 1 del kendo, pero quiero llamar la atención sobre la gran flexibilidad de los ataques.

 

En el kendo, uno sostiene el shinai con ambas manos separadas. Debido a esto, un pequeño movimiento de cualquiera de las dos manos puede llevar a un gran movimiento de la punta de la espada, lo que permite una gran variedad de cortes que pueden venir de numerosas direcciones.

 

A diferencia de otras artes marciales, aunque el portador se limita a una espada, esa espada puede producir innumerables cortes a velocidades más rápidas de las que el ojo humano puede seguir.

 

Mientras le den un palo al practicante, serán invencibles. Eso es el kendo.

 

“Yo, yo me rindo de Degozaru.”

(T/N: Yayoi-san termina todas sus oraciones con degozaru como un samurai.)

 

Y en un dojo de kendo así, hay una adolescente agachada de cansancio.

Es el que fue llamado al revés bajo la influencia de un rompecorazones el otro día, el samurai nekomimi Yayoi-san.

 

No lleva la coraza. Más bien, debido a sus orejas, tampoco lleva puesto el casco. Y por supuesto, tampoco lleva los guanteletes.

 

Debido a eso, un sonido bastante fuerte resonó en su cabeza, pero Graios se detuvo, así que está bien.

 

Más bien, si no se hubiera contenido, el cráneo de Yayoi se habría hundido, con nekomimi y todo eso. No nos preocupemos por la estructura ósea de las áreas donde sus orejas están conectadas a su cabeza.

 

“Estoy impresionado. Fue un buen trabajo de espadachín para alguien tan joven, y hasta para una mujer. Si mi hijo tuviera la mitad de tu talento”.

 

Por el contrario, Graios también tiene en la mano un shinai, pero no lleva puesto ninguno de los equipos de protección.

 

Una vez le dijeron que se los pusiera porque era peligroso, pero se negó bruscamente con un solo cortés “demasiado molesto” y eso fue todo.

Por cierto, Adachi-kun se había unido al principio, pero practica una antigua escuela de espada y no kendo, así que tampoco se puso el equipo.

 

En otras palabras, a pesar del largo discurso sobre el kendo al principio de este capítulo, ni una sola persona está practicando kendo.

 

Cuando empecé, se suponía que estaba relacionado de alguna manera.

Antes de darme cuenta, se había vuelto irrelevante por sí mismo.

La trama es importante, ¿no? (EZ: XDXDXD)

 

“Por el contrario, creo que Graios-dono y Adachi-dono están empujando sus cuerpos envejecidos demasiado lejos. Después de moverte tanto, ¿no te duele el cuerpo?”

“Es cierto que mi cuerpo se ha puesto un poco rígido últimamente, pero esa cosa llamada ‘compresa’ hacen maravillas.”

 

Al parecer, este ex emperador se ha recuperado en Japón, a cambio del olor de la compresa.

Es un secreto que debido a eso, Makami-san, que tiene la nariz afilada, ha estado en agonía.

Por cierto, Linbel también se ha acostumbrado a usarlos en secreto. La edad media en la residencia Adachi es en realidad bastante alta, pensándolo bien.

 

“Pero de todos modos, espero que te haya ayudado a desahogarte. En serio, aceptar ser enviado a otro mundo sólo por un corazón roto. Niña tonta”.

“¿Qué quieres decir con baka degozaru? Es cierto que no lo pensé bien, pero… Graios, tú también abandonaste tu propio país para venir aquí Degozaru”.

“Ughh, me has pinchado donde más me duele.”

 

El contraataque de Yayoi deja a Graios rascándose la nuca mientras sonríe irónicamente.

 

“Mi hijo ya tenía una buena edad. Más bien, el problema fue que no me retiré. La invocación del héroe era claramente un movimiento destinado a quitarle el poder al trono, pero al mismo tiempo era la primera prueba de su calibre.

No puedo imaginarme cuál es su relación actual con el héroe, ni el estado en el que el imperio procederá. Sin embargo, fue justo como un punto de inflexión crítico. Así que por eso decidí retirarme de la escena”.

“……. Graios-dono.”

 

Graios habló con ojos profundamente emotivos, y Yayoi también se quedó sin palabras.

Pero, a pesar de toda su charla, la razón principal de Graios era que ‘ser el emperador es tan problemático’. Pero los pensamientos internos se llaman pensamientos internos porque sólo la persona lo sabe y nadie más, así que no hay problema.

 

“Bueno, como resultado, descubrí un lugar para retirarme que es mucho más cómodo que el excesivamente extravagante palacio imperial. Mi cuerpo sólo se va a deteriorar a partir de ahora, pero al menos debería bastar para ayudar al crecimiento de la generación más joven”.

“¡Entiendo! ¡Estaré bajo tu cuidado Degozaru!”

 

Conclusión: Hoy, también, la comida es deliciosa, así que todo está bien.

… Hoy también Japón está en paz.

 

 

““… Oye, pásame el aceite”.

“Dame un segundo. Este óxido es bastante persistente”.

 

Al mismo tiempo, en cierto cuartel de la guarnición de las JSDF.

Los que actualmente están desarmando sus pistolas y aplicando mantenimiento a todas y cada una de sus partes son los caballeros que han venido de otro mundo.

 

Así como los caballeros frecuentemente realizan el mantenimiento de sus espadas, los soldados frecuentemente realizan el mantenimiento de sus armas.

 

Como tal, hay soldados que aman sus armas como socios, e incluso algunos que tallan sus nombres en sus armas.

Incluso hay instructores que recomiendan encarecidamente a sus subordinados que tallen sus nombres con el fin de desarrollar afecto hacia sus armas. ¡Ruge, Megido Fire! 2

 

“¡Ah, se me cayó el resorte!”

“¡¿Hiciste qué?! ¡Discúlpate! ¡Discúlpate con Bane!”

“¡Bane-san, lo siento mucho! Bane-san, ¡lo siento mucho!”

 

Un caballero dejó caer accidentalmente un resorte, el instructor le gritó y ahora está haciendo flexiones de brazos mientras se disculpa con el resorte.

 

Esta es una escena cotidiana en la JSDF. Mis queridos lectores, por favor también traten sus pertenencias con cuidado, y pídanle sinceramente disculpas cuando accidentalmente lo lastimen de alguna manera.

 

“Aún así, aunque la forma es extraña, parece que todavía se necesitan ‘espadas’ en el campo de batalla.”

“Ciertamente. Pero el razonamiento tiene sentido”.

 

Lo que estos dos caballeros están puliendo son las bayonetas para sujetar cerca del hocico.

En la guerra actual, los soldados de a pie armados son los predeterminados, pero uno se equivoca al pensar que el combate cuerpo a cuerpo ya no es una cosa.

 

Tan recientemente como la guerra de Irak ha habido registros de combate cuerpo a cuerpo. Las JSDF también aprenden, después de asaltar una base enemiga con una lluvia de cañonazos, a apuñalar a las tropas enemigas aún vivas mientras sus cañones rocían balas.

 

Después de escapar de los cañones y las balas, lo que le espera al enemigo es una banda de monstruos apuñalados. Da miedo, ¿verdad?

 

“¡Trigger-san, lo siento mucho! ¡Trigger-san, lo siento mucho!”

“Eh, ¿se le cayó algo otra vez a ese tipo?”

“¿Cómo se te cae un gatillo?”

 

Después de disculparse con Bane-san, ese caballero comienza a disculparse con el gatillo casi inmediatamente después.

Así es, la JSDF se fortalece cada día. Qué confiable.

… Hoy también Japón está en paz.

 

 

Correcciones en los Comentarios


AnteriorIndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s